Producción de aceite de Neem, logro científico en Guantánamo

Guantánamo, 14 ene .- La puesta en marcha de la biofábrica para producir aceite del Árbol de Neem constituye un logro científico de Guantánamo durante 2012, aseguró Omar Cantillo Ferreiro, delegado del Ministerio de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente.

El directivo explicó a la AIN que la industria está enclavada en la árida franja costera sur, pertenece al Centro de Investigaciones Aplicadas para el Desarrollo Sostenible (CATEDES) y aporta una materia prima esencial para la producción de bioplaguicidas de amplio espectro.

Precisó que estos renglones son capaces de sustituir decenas de preparados químicos, muchos de ellos de importación, y se ensayan con éxitos por productores no estatales del valle de Caujerí, emporio hortícola localizado a 60 kilómetros al noroeste de la capital provincial.

Dicha práctica, según el entrevistado, propiciará al territorio cubano más al este de La Habana convertirse en productor de un surtido de alto valor agregado, “ya que el Neem (Azadirachta indica A. Juss), tiene probado más de un centenar de usos benéficos”.

Cantillo Ferreira indicó que, asociado a la extracción de aceite del también llamado Árbol del Nim, se incrementó el empleo en esa zona semidesértica, y encontraron el sustento muchas familias, incluidas las que trabajan en la mini industria.

También perciben su remuneración quienes, en las áreas contiguas a la fábrica, contribuyeron a la siembra de más de un centenar de hectáreas que han servido para reforestar la zona con ese arbusto, con muchos usos también en numerosos países de Asia y África.

La ingeniera Soraya García Pavón, investigadora de CATEDES, aseguró que en ambos continentes es frecuente ver a sus habitantes autóctonos con un pequeño gajo de Nim en la boca, para contrarrestar las infecciones bucales bacterianas.

Pero en Guantánamo -aclaró- el uso que prevalece es el de insecticida con fines biológicos, principalmente en las plantaciones de hortalizas, viandas y frutales de Caujerí.

Esta fábrica, orgullo de la ciencia guantanamera, es efecto de un proyecto de colaboración internacional con financiamiento del Estado Cubano, apoyado por el Programa de Pequeñas Donaciones del Fondo Mundial para el Medio Ambiente, de la ONU. (AIN)