Crecen en Camagüey terrenos cultivables beneficiados con regadío

Crecen en Camagüey terrenos cultivables beneficiados con regadíoCalificada como la mayor productora en Cuba de carne y leche vacunas, la provincia de Camagüey dispone actualmente de unas tres mil 250 hectáreas con posibilidades de irrigación y se pone en condiciones de cambiar su panorama productor de viandas, granos y hortalizas, e insertarse entre las de considerables aportes de esos rubros a la economía nacional.

Comenzaría así a dejar atrás el panorama de territorio menos favorecido en la Isla por el riego de agua, en correspondencia con su amplio potencial agrícola.

La labor se ha encaminado a rescatar sistemas que en otras épocas fueron explotados éxitosamente, algunos de ellos en antiguas áreas cañeras, aunque el principal mérito radica en que a la mayoría se le ha dado de nuevo valor de uso a partir de pequeñas inversiones, incluido el arreglo de motobombas, muchas de ellas arrinconadas en almacenes, pero en perfecto estado.

En unidades productoras de alimentos en el municipio de Santa Cruz del Sur se redimen áreas en la zona de “El Francés”, que otrora fueron grandes cultivadoras de malanga, entre otros renglones, capaces de abastecer a los pobladores del lugar y tributar a la provincia y el país.

Quizás lo más provechoso lo constituye la seguridad de agua, a partir del suministro natural que existe allí por el permanente caudal del río Najasa, y por tanto no dependen de las veleidades del clima.

En similar situación se encuentran extensiones en las zonas de “La Granjita”, favorecida con dos modernas máquinas eléctricas de riego de pivote, y en “El Prado”, esta última botón de muestra para el país -décadas atrás- en la producción de alimentos destinados al sector azucarero, como parte de una bien pensada, fructífera y segura política de autoabastecimiento.

Si se sigue con ese ritmo de acción, en poco tiempo Camagüey podría reincorporarse a la producción de papa, cultivo en el que muy buenos rendimientos y calidad del tubérculo obtenía, principalmente en las zonas de Sierra de Cubitas y Esmeralda, lo cual garantizaba el suministro local prácticamente todo el año, además de favorecer mucho a los encargados de la cocina en la casa, por la exquisitez y versatilidad de ese alimento, junto a su valor nutritivo.

Precisamente, en las tierras rojas esmeraldenses del norte camagüeyano, existen sistemas de riego por gravedad que, además de la caña, con un evidente aumento de los rendimientos por área, podrían favorecer el fomento de superficies para viandas, principalmente el plátano macho, compatible con la Sigatoka Negra si cuenta con el beneficio del agua, según criterios de productores con favorecedores dividendos en cosechas, principalmente del sector campesino.

A los beneficios ácueos que, muy oportunamente aumentan en áreas camagüeyanas de cultivo, se une la aplicación, nuevamente, de la vinculación monetaria de los obreros con lo producido, lo cual debe traducirse en el necesario provecho pecuniario y un mayor aporte y multiplicidad de alimentos para la mesa familiar. (Por Pedro Paneque Ruiz/Colaborador de Radio Cadena Agramonte. Foto del autor)