Rechaza Cuba texto sobre tema nuclear iraní y denuncia manipulación

Rechaza Cuba texto sobre tema nuclear iraní y denuncia manipulación Viena, 13 sep .- Cuba rechazó hoy en la Junta de Gobernadores del Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA) un proyecto de resolución sobre el tema nuclear iraní, texto que consideró claramente desbalanceado y carente de una visión integral.

"Cuba no puede apoyar el proyecto de resolución contenido en el documento GOV/2012/4 y ha solicitado votación para votar en contra del mismo", señaló en esta capital el representante de ese país caribeño ante la Junta, Rodolfo Benítez, en la cuarta jornada del foro.

Al argumentar la postura de La Habana, el diplomático denunció el secuestro del texto por unos pocos Estados con el propósito de imponer criterios que en lugar de propiciar la solución del diferendo, lo obstaculizan aún más.

También condenó las pretensiones de convertir en obligatorias disposiciones de naturaleza voluntaria, lo cual viola -dijo- el Derecho Internacional y atenta contra el pleno ejercicio de la soberanía, principio consagrado en la Carta de las Naciones Unidas.

La resolución aprobada por 31 votos a favor, uno en contra y tres abstenciones incluye exigencias a Irán para que asuma disposiciones que son voluntarias para todos los demás Estados, como es el caso del Protocolo Adicional y las disposiciones de la versión con los arreglos subsidiarios del acuerdo de salvaguardia.

Bien avanzada la reunión, se nos informó que debíamos estar listos para endosar, sin derecho a cuestionamientos, una resolución negociada por otros y sobre la que nunca se nos consultó, precisó Benítez.

De acuerdo con el diplomático, Cuba no acepta tales procedimientos, por considerar que en la Junta de Gobernadores del OIEA no puede permitirse la imposición de "los antidemocráticos métodos de trabajo del Consejo de Seguridad".

Mientras Irán asegura que su programa nuclear sólo tiene fines pacíficos, países encabezados por Estados Unidos, Israel y potencias europeas le atribuyen supuestos objetivos militares, y bajo ese argumento reclaman e impulsan acciones severas contra la nación persa.

Cuba aboga por la solución a la mayor brevedad posible del diferendo, mediante la cooperación, el diálogo y la negociación sin injerencias y con pleno respeto del Derecho Internacional. El texto que se nos ha presentado no contribuye a lograr ese objetivo, advirtió Benítez.

Para el gobernador de la isla ante el foro del OIEA, por la complejidad del tema podía esperarse un examen a fondo, a partir de consultas abiertas y la participación de los 35 Estados integrantes del órgano, en aras de un consenso genuino.

En su intervención, el representante cubano alertó que el documento da prominencia al papel del Consejo de Seguridad de la ONU, cuando "el análisis y solución de este asunto es de la estricta competencia del OIEA".

La realidad ha demostrado que las acciones del Consejo, lejos de ayudar, han politizado aún más el tema, apuntó.

Benítez ratificó además el derecho de todos los países de desarrollar, investigar, producir y emplear la energía nuclear con fines pacíficos.

El proyecto de resolución mutila ese derecho en el caso de Irán e ignora reiteradas solicitudes de numerosos Estados, incluyendo los miembros del Movimiento de Países No Alineados, para que se facilite a Teherán la información necesaria para aclarar de una vez y por todas este tema, lamentó.

Benítez aseguró que la isla tiene "razones legítimas para cuestionar la buena fe de algunos de los principales promotores de este proyecto de resolución, cuyas reales intenciones nada tienen que ver con legítimas preocupaciones sobre la proliferación nuclear".

Son los mismos países que ni siquiera disimulan su política de cambio de régimen en Irán, sin descartar incluso una acción militar que tendría consecuencias incalculables, expuso.

En su argumentación del voto contrario al proyecto, el gobernador cubano también ratificó el respaldo de La Habana al desarme nuclear. (PL)