Qatar apuesta a reconciliación árabe, pese a ausencias en cumbre

Inicia en Doha debate ministerial árabe decidido a afianzar unidadDoha, 29 mar .- Qatar y la Liga Árabe (LA) ratificaron hoy su apuesta a promover la unidad y solidaridad entre los países de esa comunidad, a pesar de señaladas ausencias a la XXI cumbre ordinaria que comienza aquí mañana.

La confirmación de que no vendrán a Doha el presidente egipcio, Hosni Mubarak, y otros de los 22 jefes de Estado de la LA desató un sinfín de especulaciones sobre las divisiones que prevalecen entre los árabes, acentuadas tras la agresión israelí a Gaza.

Fuentes del comité organizador de la cumbre dijeron a Prensa Latina que hasta ahora confirmaron su asistencia al máximo nivel Mauritania, Marruecos, Túnez, Argelia, Emiratos Árabes Unidos, Somalia, Yemen, Siria, Kuwait, Palestina, Líbano y Djiboutí.

Los restantes miembros de la Liga son Egipto, Iraq, Arabia Saudita, Jordania, Bahrain, Comores, Omán, Sudán y el país anfitrión.

Sin embargo, una de las ausencias más notorias es la de Mubarak, cuyo gobierno media por la reconciliación de los palestinos y una tregua duradera en Gaza entre Israel y el grupo islamista Hamas.

La explicación oficial consistió en que las máximas autoridades egipcias consideran indispensable permanecer en su país cuando se reanude el diálogo interpalestino que busca crear un gobierno de unidad nacional y allanar el camino a elecciones generales.

La cumbre de Doha, que sesionará el lunes y el martes próximos a nivel de jefes de Estado, enfocó su agenda temática en impulsar y consolidar la unidad y solidaridad árabes, además de abogar por una postura común frente a temas candentes de la zona.

El interés en la posición unificada prevaleció, incluso, en los debates sobre la situación en Palestina, en la región de Darfur y en el respaldo al presidente sudanés, Omar Hassan Al-Bashir, frente a la orden de arresto emitida contra él por la Corte Penal Internacional.

La agenda de los cancilleres abarcó también la actualidad en Somalia y la reconciliación entre las fracciones palestinas, a fin de poder hacer presión efectiva sobre Israel para la creación de un estado independiente con capital en Jerusalén Este.

A modo de mitigar el impacto negativo a la reunión, el primer ministro y ministro de Relaciones Exteriores de Qatar, jeque Hamad bin Jassem bin Jabr al-Thani, dijo que Doha respeta la decisión de Mubarak, quien “habría enriquecido e iluminado la cumbre con sus ideas”.

El Cairo reconoce sólo a la Autoridad Nacional Palestina, presidida por el también líder del grupo Al-Fatah, Mahmoud Abbas, mientras Doha respalda por igual al Movimiento de Resistencia Islámica (Hamas), que controla la Franja de Gaza.

Qatar fue sede en enero pasado de una cumbre a la cual asistieron el líder de Hamas, Khaled Meshaal, exiliado en Siria; y el presidente iraní, Mahmoud Ahmadinejad, a quien Egipto y Arabia Saudita reprochan una supuesta pretensión hegemónica entre los países musulmanes vecinos.

Por su lado, el secretario general de la Liga Árabe, Amr Moussa, reconoció anoche en rueda de prensa que las diferencias persisten entre los países miembros.

Moussa, de nacionalidad egipcia, prometió trabajar para “manejar las rivalidades existentes a fin de erradicar o, al menos, reducir tensiones”, aunque admitió que la cumbre, por sí sola, “no puede solucionarlas”.

Las autoridades locales confían que Doha “servirá para diseñar las relaciones árabes y relanzar una acción común que tenga base firme”.

Por lo mismo, el primer ministro de Qatar afirmó este sábado que “tenemos que estar a la altura de nuestras responsabilidades y trabajar por acercar posiciones”.

“Los desafíos son tan numerosos como las amenazas, y el pueblo árabe espera que nuestras palabras se traduzcan en acciones”, remarcó.(PL)