Montecristi, convocatoria vigente a la unidad

Montecristi, convocatoria vigente a la unidadEste 25 de marzo se cumplen 117 años de la firma del Manifiesto de Montecristi, por José Martí en su condición de Delegado del Partido Revolucionario Cubano, y Máximo Gómez, como General en Jefe del Ejército Libertador.

El documento lleva el nombre del lugar donde fue firmado: San Fernando de Montecristi, pequeña ciudad ubicada en laregión noroeste de República Dominicana, que alcanzó trascendencia luego de la firma del valioso manuscrito, por dos grandes patriotas que dejaron constancia de la táctica y estrategia que debía seguir la lucha por la independencia de Cuba.

No fue fácil llegar a tan feliz acontecimiento. Un largo camino, no exento de divergencias, contradicciones y discrepancias se recorrió para que aquel 25 de marzo los dos héroes firmaran el Manifiesto de Montecristi, plan programático elaborado para la guerra necesaria, aunque ya anunciaba algunas ideas de la República que se fundaría después del triunfo revolucionario.

Entre otros postulados señalaba que se trataba de una guerra civilizada, y no iba dirigida contra los españoles honestos y neutrales; tampoco era lucha de razas, sino por el derecho y la justicia social en oposición a la dictadura colonial que oprimía a la Patria.

Este documento constituye muestra de la unidad y solidez de la Revolución Cubana, expone la comunidad de criterios y los estrechos lazos de las dos generaciones participantes en la guerra del 95, y evidencia la profunda amistad y sentimiento patrio que hermanaban a Gómez y a Martí.

El Manifiesto de Montecristi, al igual que toda la obra martiana, mantiene plena vigencia en nuestros días, a
pesar de que ahora la lucha ya no es por la independencia, mas sí por mantener las conquistas por las que se derramó tanta sangre buena, cubana y extranjera.

El derecho y la justicia social siguen siendo igualmente, postulados de la Revolución cubana y su proyecto social. Postulados que han sido tergiversados y manipulados mediáticamente desde el propio inicio del triunfo de la Revolución, el Primero de Enero de 1959

La amistad de Gómez y Maceo revive hoy en la integración entre los representantes de las naciones del área para alcanzar el bien común de sus habitantes, se reflejan en la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA), Y otras estructuras concebidas para consolidar la unidad latinoamericana y caribeña en un frente común contra el imperialismo y sus secuaces.

Montecristi fue el precursor de sucesivos proyectos para la materialización de repúblicas "con todos y para el bien de todos" y a más de un siglo sigue convocándonos a la unidad. (Iliana Pérez Lara/ Radio Santa Cruz con información de la AIN).