Bosques de casuarina afectan playas de Las Tunas

Las Tunas, 20 mar . – Más del 60 por ciento de las playas de la provincia de Las Tunas son afectadas por la casuarina (Casuarina equisetifolia), planta que en estos ecosistemas se comporta como especie invasora al alterar el equilibrio biológico y destruir las dunas arenosas.

Este árbol maderable, conocido también como pino australiano, ha logrado adaptarse con facilidad a las características de los litorales, donde desplaza a uvas caletas y mangles y destruye la arena, debido a las propiedades de acidificación de sus frutos y ramas.
  
Expertos de la Delegación Provincial del Ministerio de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente (CITMA), explicaron a la AIN que con anterioridad existían poblaciones controladas de este árbol, pero que luego del impacto del huracán Ike, en 2008, comenzó una peligrosa explosión demográfica.
  
La casuarina ha sido utilizada con éxito en los planes para incrementar la superficie boscosa del territorio, uno de los más deforestados de Cuba, y también ha contribuido al rescate de los suelos afectados por la actividad minera, dijo Amado Luis Palma, especialista en gestión ambiental del CITMA.
  
Un grupo multidisciplinario de empresas e instituciones emprendió el manejo de los bosques de casuarinas en las costas, los cuales se restaurarán paulatinamente con especies endémicas de estos ecosistemas.
  
En Las Tunas se realizan acciones similares con otras plantas invasoras como la piña de ratón (Bromelia pinguin), el marabú (Dichrostachys cinerea) y la malva de caballo (Sida acuta), esta última con serias implicaciones en alrededor de 20 mil hectáreas de pastos.
  
La malva, que sobrevive a los períodos de intensa sequía, contiene toxinas que afectan el sistema gastrointestinal de los animales, provocándoles la muerte por inanición.
  
No se trata de eliminar indiscriminadamente estas plantas, sino de lograr un manejo técnico que permita aprovechar sus potencialidades sin que desplacen a los organismos endémicos, precisó Palma. (AIN)