Afirma Antonio Guerrero que Cuba despierta interés en prisión Marianna, de Florida

Afirma Antonio Guerrero que Cuba despierta interés en prisión Marianna, de FloridaLa Habana, 16 mar.- Antonio Guerrero, uno de los Cinco Héroes cubanos injustamente condenados en EE.UU., reveló en un nuevo mensaje cómo el tema Cuba despierta interés también en la prisión Marianna, de la Florida, donde cumple indignante pena.

Publicado en sitios digitales gracias a la colaboración de amigos solidarios con la causa de Los Cinco, en el texto “Composiciones” Tony explica que sus improvisados alumnos, compañeros de cárcel, han mostrado deseos de conocer aspectos vinculados con la Isla.

Comenta que, al hablar de la nación caribeña, “ahí vinieron las preguntas, que nos llevó a meternos en el complejo tema de la realidad cubana”.

Y aunque confiesa que no le gusta abordarlo -debe suponerse que por lógica sensatez-, llegó un momento en que no le quedó más alternativa que hacerlo.

Tuvo entonces que hablar “sobre los cambios que había traído la Revolución en la vida del pueblo, entre ellos la educación y la salud gratuitas”.

Agrega que un alumno lo siguió “pinchando”, cuando le dijo: “Pero yo prefiero vivir en libertad”, y que él no se alteró, solo se dedicó a brindar elementos concretos.

Los ejemplos de la Escuela Latinoamericana de Medicina, los médicos y técnicos que brindan servicio en el mundo, las injustas restricciones de viajes a la Ínsula, incluida la criminal Ley de Ajuste Cubano, formaron parte de su respuesta; el inquisidor no tuvo “cómo rebatirlos”, añadió.

Paradójicamente, explicó, “esa persona terminó diciéndome si sería posible que su hijo adolescente estudiara en Cuba”.

Como él mismo confirma, “ya no era una clase, sino una conversación, que terminó como comenzó, con mucho respeto y comprensión de cada opinión”.

En su escrito, Tony indicó, además, la curiosidad de sus discípulos por el descubrimiento de América, ante lo que se vio obligado a improvisar un mapa del mundo y hablar de los viajes de Colón y la conquista, del exterminio de los indios del Caribe y la llegada de Diego Velázquez.

De sus renovadas emociones, luego de la más reciente visita familiar que recibiera, también relata en su nuevo envío.

“Vino la lluvia, el verde se hizo más verde, la primavera se adelanto con un esplendor inusual”, fueron las palabras con las que describió lo que para él representó ese encuentro con los seres queridos.

Incluso, dedica unas líneas a su compañero René González, retenido en territorio norteño bajo el régimen de libertad supervisada durante tres años, luego de cumplir su sentencia carcelaria, víctima de otra criminal injusticia, que le impide visitar a su hermano Roberto, en La Habana, enfermo gravemente de cáncer.

Ante ese acto de crueldad, Antonio se pregunta: “¿Por qué tanto ensañamiento, ante la honestidad y la pureza de un hombre, que jamás ha hecho daño a nadie ni a nada?”. (AIN).