Tuberías de Ciego de Ávila en obras hidráulicas nacionales

Ciego de Ávila, 18 feb.- Tuberías de polietileno de alta densidad elaboradas en Ciego de Ávila contribuyen a la rehabilitación este año de obras hidráulicas de interés en las capitales de varias provincias cubanas. Las ciudades de Camaguey, Las Tunas, Holguín, La Habana, Santiago de Cuba y la de Ciego de Ávila, se benefician con tubos y conexiones de diferentes diámetros y presiones que fabrica la entidad Ciegoplast, una de las tres existentes en el país.

Estas mejoras forman parte de un programa inversionista nacional para reducir las pérdidas en conducción en las redes, en correspondencia con lo expresado en los  Lineamientos de la Política Económica y Social del Partido y la Revolución en relación con los recursos hidráulicos.

Héctor Rosabales Pérez, director adjunto de la empresa de Acueducto y Alcantarillado en el territorio avileño, precisó que la calidad de los conductos está probada en las reparaciones realizadas en los últimos años.

Con tuberías de Ciegoplast fue arreglado el alcantarillado y acueducto de calles de la ciudad capital y actualmente se trabaja en la conductora que suministra al hospital
provincial Antonio Luaces Iraola, añadió Rosabales Pérez.

El polietileno de alta densidad es el termoplástico más utilizado hoy en día como material alternativo para la conducción de fluidos con  presión o sin ella, y cuenta con
una vida útil que supera los 50 años sin mantenimientos, aseguró.

Diego García Plasencia, director de producción del colectivo de Ciegoplast, en exclusivas a la AIN, informó que el compromiso es entregar 185 kilómetros de conductos y piezas especiales que sustituyen importaciones en el sector hidráulico nacional.

Entre esas conexiones, dijo, están tubos con diferentes salidas, portabridas, T y reducidas lineales, así como también estructuras flotantes para soportar bombas de agua en las tomas de las presas y jaulas destinadas a la cría intensiva de peces.

Ciegoplast consta de dos líneas, con diámetros que van desde 90 hasta 900 milímetros, y tiene capacidad para  asumir 600 kilogramos de polietileno por hora, con elevados parámetros de eficiencia y ahorro de energía eléctrica.

Este tipo de tubos supera a los de acero, hierro fundido, asbesto cemento, fibras de vidrio y otros debido a su  elasticidad, que los hace antisísmicos, anticorrosivos, de gran resistencia química y no admiten incrustaciones. (AIN)