Inclusión marca derrotero de educación especial en Cuba

Inclusión marca derrotero de educación especial en Cuba La Habana, 4 ene .- La educación especial en Cuba cumplió hoy 50 años de establecida con el derrotero de conseguir una formación inclusiva según las necesidades de niños y adolescentes, y la tendencia a la disminución de sus matrículas.

Moraima Orozco, la directora de esa enseñanza en el Ministerio de Educación, afirmó recientemente que la mengua en el número de estudiantes está relacionada con la detección temprana de casos con alguna discapacidad.

 

El fortalecimiento del trabajo conjunto con el nivel preescolar, añadió, permitió la rehabilitación y posterior incorporación a la formación general de los estudiantes atendidos en servicios especializados.

Los beneficiados con esa enseñanza pasaron de 40 mil 176 en el año académico 2010-2011 a 39 mil 618 en el actual, de acuerdo con cifras publicadas por la Oficina Nacional de Estadísticas e Información y las facilitadas por Orozco, respectivamente.

Para la directiva, la educación especial garantiza estudios a la totalidad de los necesitados como parte de la política educativa del país caribeño, que la estableció como modalidad el 4 de enero de 1962.

Además de los atendidos en 375 escuelas en la nación de 11,2 millones de habitantes, más de 700 niños reciben clases en sus hogares brindadas por profesionales y técnicos, explicó la funcionaria.

Igualmente el programa Educa a tu Hijo (de escolarización temprana de los niños) se extendió a la atención de pequeños con alguna discapacidad en el intento por favorecer su desarrollo psicosocial y de transferir conocimientos a sus familias y a la comunidad.

Según Orozco, ha sido significativa también en cinco décadas la edición de libros, cuadernos de trabajo, modelos y las aulas logopédicas.

Igualmente destacó la potenciación de recursos materiales y tecnológicos con talleres, equipamientos auditivos, audiómetros, sondas logopédicas, regletas, punzones, máquinas e imprentas Braille.

El director del Centro de Referencia Latinoamericano de Educación Especial de Cuba, Santiago Borges, afirmó recientemente que esa enseñanza es inclusiva por naturaleza, porque su propósito es preparar a los discapacitados para su tránsito hacia la escuela general.

La escuela especial, expresó, no está reñida con la inclusión, que constituye una vía de enriquecimiento de la atención a los discapacitados. (PL)