Los grandes valores del pequeño Manuel

Los grandes valores del pequeño ManuelManuel es un niño que cursa el tercer grado en la escuela primaria José Martí de Santa Cruz del Sur. Cada tarde al llegar a su hogar, guarda con cuidado su uniforme y se dispone a jugar junto a otros que como él, amplían a diario sus conocimientos. Entre sus juegos preferidos están las carreras en el barrio y montar bicicleta.

Con sus amiguitos conversa también sobre temas de interés para ellos, lo hacen de manera tranquila, con tonos variados y con el lenguaje propio de su edad, pero sobre todo, con respeto y amistad.

Es que Manuel pone en práctica lo que le han enseñado en su hogar y en la escuela, donde pasa la mayor parte del día. Él, aunque quizás no sepa explicar qué son los valores, sí sabe aplicarlos. Conoce que con los amigos hay que ser honestos y solidarios, compartir lo que se tiene y sobre todo cuidarlos, para que esa amistad se conserve.

Sabe de responsabilidades, pues también en las tardes dedica tiempo a realizar las tareas que le dejan en la escuela y además guarda sus pertenencias para utilizar al próximo día.

Muchos actúan como él. Es que en las aulas, en nuestro país y en nuestra sociedad, desde los primeros años de vida se enseñan hábitos y formas de comportamiento que constituyen valores. Valores que hacen que los niños se conviertan en hombres de bien, preparados para actuar y desarrollarse dentro de una sociedad justa, donde lo primero es el bienestar del propio hombre.

Por eso Manuel, el pequeño pionero de la escuela primaria José Martí, seguirá compartiendo el juego y su amistad con los suyos, cuidando su uniforme escolar y realizando tareas que ayudarán a su completa formación, donde primarán los valores que desde ya, pone en práctica a diario.

La imagen que acompaña este trabajo no es de Manuel, es de otro pequeño santacruceño el día que por primera vez recibió su pañoleta de pionero. Se trata de Reyvi Bilbao Muñiz, alumno de la escuela primaria Ignacio Agramonte, quien ya exhibe valores tan importantes como la cortesía y la responsabilidad. (Yamile Agrenot Castillo/ Radio Santa Cruz)