Estudio destaca alta incidencia de hepatitis en drogadictos

Estudio destaca alta incidencia de hepatitis en drogadictosWashington, 28 jul. – Mas de 11 millones de personas consumidoras de drogas inyectables padecen hepatitis B y C, enfermedades infecciosas que se transmiten por la sangre, relaciones sexuales y de madre a hijo durante el parto.

Un informe divulgado en la más reciente edición de la revista The Lancet, señala que los afectados por hepatitis C, son mayoría (10 millones), y 1,3 millones están infectados por el virus B de la dolencia.

La diferencia en el porcentaje de ambas infecciones pudiera deberse a que en muchos países existe vacunación sistemática para la hepatitis B, sin embargo para la C, cuya transmsión es casi siempre por la sangre, no hay vacuna, señalan expertos.

Lo que si es seguro que en la actualidad, en este grupo poblacional hay más infectados por hepatitis que por VIH. "Los 10 millones de infectados por hepatitis C registrados en 2010 superan en 3,5 veces el número de personas drogadictas (que usan jeringuillas) que viven con sida", aseguran los autores del trabajo.

De ahí la necesidad de incrementar los esfuerzos para la prevención y tratamiento de la hepatitis viral, una enfermedad que puede conducir a cirrosis hepática, insuficiencia hepática, cáncer de hígado y muerte.

"La respuesta de salud pública ante la transmisión de virus en la sangre en usuarios de drogas inyectadas (UDI) se ha centrado principalmente en el VIH" afirma la profesora Louisa Degenhardt, del Instituto Burnet (Melbourne, Australia), quien dirigió la investigación.

"El mantenimiento y refuerzo de la respuesta al VIH continúa siendo crucial, pero la importancia de la hepatitis viral necesita recibir más atención de lo que está recibiendo actualmente", agrega.

Es urgente incrementar el acceso a los tratamientos de hepatitis para estos individuos, ya que se los registros muestran que, incluso en los países de altos ingresos, sólo una fracción de los contagiados se benefician actualmente de una terapia antiviral, añade el informe.

El documento en el que participaron investigadores de los Institutos de Salud de Estados Unidos, la OMS, el Centro para Salud de la Población en Melbourne y el Centro de Investigación de Drogas y Alcohol de la Universidad de Nueva Gales del Sur, en Australia, coincide con la celebración del Día Mundial de la Hepatitis.(PL)