Más pacientes beneficiados en Cuba con transplante renal

Más pacientes beneficiados en Cuba con transplante renal Camagüey, Cuba, 22 Jul. – A casi 500 asciende el número de transplantes renales realizados en esta oriental provincia desde que se iniciara aquí, en 1978, este proceder médico altamente costoso y cada vez más desarrollado en Cuba.

Antes de que finalice este año los especialistas del Centro de Nefrología adscrito al hospital universitario Manuel Ascunce Doménech de Camagüey, catalogado como uno de los mejores en la región latinoamericana, aspiran a llegar a esa cifra, que ronda ya por los 492.

Actualmente en el centro camagüeyano son atendidos más de 100 pacientes con los servicios de hemodiálisis de manera gratuita, de los cuales unos 78 esperan el momento oportuno para adoptar los riñones compatibles, que les alargará y elevará la calidad de vida.

Esta técnica de reemplazo de la función renal se realiza aquí con el auxilio de una veintena de modernos riñones artificiales, muy costosos en el mercado internacional.

Yadira Velazco, jefa del Grupo Provincial de Nefrología, informó a Adelante Digital que el servicio de hemodiálisis se ofrece además en el norteño municipio de Nuevitas, y que seguirá ampliándose en esta provincia con la incorporación de otras localidades como Florida.

Añadió que para lograr además avances en el acto quirúrgico cuentan con drogas inmunosupresoras que evitan el rechazo del transplante, entre otros recursos.

La edad promedio de los pacientes con enfermedad renal crónica (ERC) beneficiados con el transplante del órgano este 2011 es de 41 años.

El hospital universitario Manuel Ascunce está además entre los 30 del país acreditados para la obtención de órganos de personas fallecidas, previo consentimiento familiar, registrando en los últimos años tasas de donación por millón de habitantes comparables con las de países de alta tradición en la transplantología.

El 29 de abril de 1978 realizó Camagüey su primer transplante de riñón con éxito, ocho años después de se iniciara en Cuba esta experiencia.

Estudios realizados en en país demuestran que alrededor de un 10 por ciento de la población adulta puede llegar a presentar, en algún grado, una enfermedad del riñón.

Las afecciones renales están muy asociadas a enfermedades crónicas no trasmisibles que ocasionan daño vascular como la hipertensión arterial y la diabetes mellitas, de ahí que en la nación, mediante la atención primaria de salud, se identifica tempranamente a los pacientes con riesgo de desarrollar una ERC.

Ello con el fin de controlar la pérdida de la función renal que conduce al tratamiento por diálisis o transplante.

A nivel mundial la enfermedad ha mostrado crecimientos, citan fuentes del sector.(PL)