Buena Fe en concierto; por la paz, la juventud y la vida

Buena Fe en concierto; por la paz, la juventud y la vidaLa Habana, 4 abr  .- Desde y para la juventud cubana de hoy y de ayer fue el “Concierto por la paz”, que ofreció la agrupación musical Buena Fe en la escalinata de la Universidad de La Habana.

Para celebrar  “abril” sin tanta fanfarria –como ha convocado el presidente cubano Raúl Castro- y haciendo, que es la mejor manera de decir, realizamos este concierto, comentó minutos después de la presentación de algo más de dos horas, Israel Rojas,  director del grupo.
   
En exclusiva para la AIN, Rojas indicó que este “encuentro musical” tuvo como particularidad la presencia de noveles cantautores, con quienes Buena Fe comparte sus espacios y “ayuda a dar a conocer sus buenas creaciones”.
   
Con su trova ligera y “pegajosa” el joven Adrián Berazaín fue de los primeros en subir al escenario, desde donde interpretó temas como “El Club de los corazones rotos” y “Vamos a la Calle G”.
   
El estudiante del Instituto Superior de Diseño Industrial, Yoyo Ibarra, también se sumó a la selecta lista de invitados, espacio que aprovechó para “criticar la guerra contra Libia, que paradójicamente, dijo, lidera Barack Obama, Premio Nobel de la Paz”.
   
Cuando continuamente aclamados por el público llegó la hora de que por fin Buena Fe se adueñara del escenario, la escalinata “tembló” ante la llegada de los populares artistas.
   
En pantalones cortos y de pullover (en el que aparecía dibujada a todo tamaño la bandera cubana) Israel Rojas, voz líder del grupo, apareció ante los miles que coreaban el nombre de “la agrupación”.
   
Invito a todos al mundo de Pi, 3,14 (título de su más reciente placa discográfica) –fueron las primeras palabras del joven cantautor-, y así se descorrieron las cortinas de un concierto en el que pensamiento, sentimiento y disfrute se asieron a la mano de la música.
   
Delirante unas veces y sensible en otras, la multitud de jóvenes que preció y apreció la propuesta de Buena Fe, recordó una vez más que el talento y el compromiso generacional se retribuye con  el agradecimiento del público.
   
Cobijados por el Alma Máter y en la misma escalinata donde la juventud cubana hizo historia hace algo más de medio siglo, este grupo reafirmó su encargo con los jóvenes cubanos, señaló la crítica de música Yelanys Hernández.  (AIN)