Juventud cubana enfrenta desafíos en aniversarios históricos

Juventud cubana enfrenta desafíos en aniversarios históricosLa Habana, 5 feb .- La juventud cubana, que 50 años atrás combatió a invasores enviados por Estados Unidos a Playa Girón, en la occidental provincia de Matanzas, continúa enfrentando hoy nuevos desafíos.

El 15 de abril de 1961, aviones norteamericanos procedentes de Centroamérica bombardearon los aeropuertos de San Antonio de los Baños y Ciudad Libertad, en la entonces provincia de La Habana, y el de Santiago de Cuba, en ese territorio oriental.

Al día siguiente, en la despedida de duelo de las víctimas, el líder de la Revolución, Fidel Castro, proclamó el carácter socialista del proceso iniciado en la isla en 1959, horas antes de que la invasión organizada por el gobierno estadounidense tocara tierra de Cuba.

Jóvenes de todas las edades, incluso muchos que apenas alcanzaban los 14 años, se sumaron a las Milicias Nacionales Revolucionarias para rechazar la acción.

Estudiantes, obreros agrícolas, albañiles y mecánicos, entre otros, expulsaron a los invasores en menos de 72 horas, con lo que Estados Unidos sufría su primera gran derrota en Latinoamérica.

Ejemplos como el del alfabetizador de 13 años Valerio Rodríguez, que peleó allí, o de Nelson Fernández, un artillero de 14 cuyo estómago fue destrozado por un avión enemigo, evidencian, para los nacidos aquí, el apoyo de las nuevas generaciones al rumbo socialista de la nación.

Sin embargo, desde mucho antes los más bisoños habían apostado por la Revolución: ellos asaltaron en 1953 los cuarteles Moncada y Carlos Manuel de Céspedes, en el oriente del país, con el concepto de que sólo la lucha armada podría derrotar al dictador Fulgencio Batista.

También se sumaron a la campaña de alfabetización en 1961, y pelearon contra las bandas organizadas por la CIA para desestabilizar al país hasta avanzado el año 1965.

Personalidades de la isla y habitantes en general coinciden en afirmar que la Revolución es obra del sacrificio de la juventud en todas las épocas, pues ha dejado su huella en momentos definitorios.

En abril del año pasado, durante la celebración de su IX Congreso, la Unión de Jóvenes Comunistas expresó una vez más el apoyo al proceso revolucionario y su disposición a continuar trabajando en las necesidades urgentes del país.

Una generación que el presidente Raúl Castro definiera como la encargada de tomar el relevo de los fundadores del proceso, tiene en los momentos actuales retos diferentes a los de hace 50 años, con especial énfasis en la actualización del modelo económico cubano. (PL)