Desde las alturas de Cuba: Libertad para cinco gigantes

Desde las alturas de Cuba: Libertad para cinco gigantesLa Habana, 13 sep .- Decía uno de los brigadistas del Aconcagua al Turquino, “el paso por las montañas de la Sierra Maestra marcó esa suerte de mayoría de edad para todos quienes nos aventuramos a semejante travesía”.

Reclamar justicia desde la cima de Cuba, para  Gerardo Hernández, Ramón Labañino, Rene González, Antonio Guerrero y Fernando González, prisioneros en Estados Unidos por combatir el terrorismo, significó ser protagonista activo de esta causa que actualmente defienden millones de personas en todo el mundo.
  
Aún nos conmueve recordar la llegada triunfante  de Lourdes, hermana de Fernando, quien entre lágrimas exclamó: "Lo logré por mi hermano", o los rostros emocionados de Ailí y Laura Labañino, hijas de Ramón, cuando recibieron la llamada de su papá, quien les auguró una próxima subida a su regreso.
  
Cuando se cumplen 12 años del arbitrario encarcelamiento de estos luchadores por la paz, decenas de cubanos  escalaron las elevaciones más altas de la Isla para reclamar su liberación.
  
Desde Caballete de Casa en Sancti Spíritus, el Pan de Guajaibón en Matanzas, el Pico Blanco en Villa Clara, La Gran Piedra en Santiago de Cuba, y el Pico Real del Turquino de Granma, se enarbolaron banderas de solidaridad y justicia por estos patriotas.  
  
A los nuevos expedicionarios de amor y defensores de tan noble empeño, como dijeron nuestros amigos de la Patagonia argentina, quienes ascendieron al Aconcagua por la misma causa: “Cuando falten las fuerzas en la subida, hagan uso de las convicciones y los principios”, y en especial, tengan certeza absoluta de que los Cinco volverán. (AIN)