Tony y Ramón soliviantan la fe

Tony y Ramón soliviantan la feEl reciente traslado de dos de nuestros Cinco Héroes prisioneros del imperio estadounidense a cárceles de mediana seguridad, ha significado una bocanada de aire fresco en su duro encierro. Antonio Guerrero y Ramón Labañino están en Florence y Jesup, Georgia, respectivamente; no obstante, la lucha por la justicia cabal continúa.

Salir del hueco es un paso hacia la vida. Durante los sucesos de 1998, Ramón Labañino resultó condenado a cadena perpetua, más 18 años. Durante la resentencia en 2009, cambió la pena inicial y ahora cumple una injusta condena de 30 años.
Por otra parte, a Antonio Guerrero se le impuso la primera vez: cadena perpetua y otras dos condenas de cinco años de privación de libertad. Hoy está resentenciado a 22 años, ha cumplido la mitad y ahora en la penitenciaría de Florence refiere la posibilidad de impartir clases a los reclusos, pasear al sol, ver televisión, pintar y hacer poemas.

En todas las vistas, ambos han afirmado que en ningún momento “Los Cinco” habían buscado información que pusiera en peligro la seguridad nacional de EE.UU.

“Es una total manipulación, que nunca aceptaremos, y una razón por la cual decidimos ir a este juicio, además de exponer claramente esta verdad de todos los actos criminales que desde territorio norteamericano se llevan a cabo contra Cuba y los propios Estados Unidos", afirmó Labañino en 2001.

Y con dignidad mantiene un eslogan: “Llevaré el uniforme de recluso con el mismo honor y orgullo con que un soldado lleva sus más preciadas insignias”.

Hoy nuevas brisas renuevan el coraje de estos titanes; el diario de Tony Guerrero aludió al décimo aniversario del retorno del niño Elián González:

“La lucha por este regreso fue dura, en condiciones muy adversas, en ese Miami donde jamás debimos ser juzgados nosotros y del que no necesito hablarles.

“El amor y la fuerza de los principios de un padre lleno de cubanía, unidos al clamor de todo nuestro pueblo heroico y al apoyo de muchos amigos, hicieron posible la victoria, en un caso legal que no admitía discusión, que solo podía llegar a donde llegó en la guarida de la mafia anticubana”.

El pensamiento de nuestros héroes vuela cada día hacia este pueblo para transmitir la confianza en la victoria y una vuelta segura.

Desde 1998 cumplen injusta pena junto a René González, Fernando González y Gerardo Hernández.(Por Dagmara Barbieri López/ Periódico 5 de Septiembre digital)