[:es]Semana de solidaridad con Venezuela frente a amenazas[:]

[:es]

Caracas, 24 sep.- Personalidades e intelectuales de 60 países del mundo manifestaron su solidaridad ante los ataques del imperialismo estadounidense contra esta nación durante la Jornada Mundial ”Todos Somos Venezuela: Diálogo por la Paz, la Soberanía y la Democracia Bolivariana”.

 

Frente a las acciones del gobierno del presidente Donald Trump junto a voceros de la oposición antinacionalista venezolana, según dice una declaración de esta parte del mundo, los delegados a ese foro reiteraron el martes 19 su apoyo al gobierno de Nicolás Maduro y a su pueblo.

Esta semana se puso de manifiesto la complicidad de gobiernos de la región que de manera servil se unieron a Washington en momentos que sobre la América de Bolívar la naturaleza se ensañó con huracanes devastadores y terremotos, comentan medios políticos.

Varios jefes de Estado latinoamericanos – Juan Manuel Santos, Juan Carlos Varela, Pedro Pablo Kuczynski, Michel Temer, Mauricio Macri- eran invitados a una cena con el presidente Trump, no para planificar la ayuda al Caribe o a México, sino para recibir instrucciones de la posición común que debían llevar a la Asamblea General de la ONU contra la República Bolivariana de Venezuela, según denuncias.

Sin embargo, el lunes 18 de septiembre este país lanzó una ofensiva diplomática que inició con un encuentro con países miembros de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac), en la que exhortó a los miembros a mantener la unidad y recuperar el diálogo político en la región frente a las amenazas imperiales.

En ese foro el canciller Jorge Arreaza rechazó que integrantes de esta organización internacional – creada en febrero de 2010 en Caracas – pretendan ‘mezclar situaciones bilaterales’ con el propósito de dañar la unidad del bloque regional.

También los 120 miembros del Movimiento de No Alineados (MNOAL), suscribieron un documento denominado ‘La Declaración Política de Nueva York’ en el que rechazan las medidas coercitivas y unilaterales impuestas por la Casa Blanca por violentar el derecho internacional y los derechos humanos de los pueblos.

No faltó el apoyo a Venezuela de la Cuadragésima Primera Reunión Ministerial del Plenario del G77+China y en una reunión, representantes de los países de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América-Tratado de Comercio de los Pueblos (Alba-TCP) ratificaron su apoyo a la Revolución Bolivariana.

Mientras en el plano interno, la Asamblea Nacional Constituyente, mal querida por Washington y sus aliados, aprobó un acuerdo que declara a la República Bolivariana de Venezuela como territorio de paz, cuyo contendio promueve y respeta la vida y los derechos humanos.

Asimismo destaca en la semana el recrudecimiento de la puja de los partidos políticos que aspiran a agenciarse el 15 de octubre el control del gobierno en los 23 estados del país, toda una prueba de fuego para las fuerzas chavistas, y para la oposición política que gastó capital en los últimos meses para derrocar de manera violenta al gobierno constitucional de Maduro.

[:]