Retiro de Yipsi Moreno exalta gala del atletismo cubano


“No puedo dejar el círculo del martillo sin agradecer a mi mamá, mi papá, a toda mi familia, que me enseñó a amar y respetar a mi patria; tampoco sin darle las gracias a mis entrenadores, desde el que me descubrió hasta el último…; sin agradecer a mi pueblo, el de Cuba y el de Camagüey…, que no lo olvido nunca y no lo cambio por nada. Gracias a todos”.

Esto, con lágrimas al inicio, con una sonrisa suave y nerviosa después, declaró hoy la martillista Yipsi Moreno en la sala teatro del Museo de Bellas Artes de La Habana, donde se ofició su despedida pública del deporte activo.

El momento, “indescriptible, emocionante…”, según declaró la tres veces campeona mundial y doble subtitular olímpica, emocionó sobremanera a decena de invitados y terminó por convertirse en el vórtice de la Gala por los 110 años del atletismo cubano.

Y eso que hubo razones para el éxtasis antes, cuando se premió a Alberto Juantorena, María Caridad Colón, Dayron Robles, Osleidys Menéndez, Yumileidi Cumbá, Silvio Leonard y Omara Durand.

También a propósito de las menciones y la proyección de imágenes de las hazañas de Javier Sotomayor, Enrique Figuerola, Alejandro Casañas, Ana Fidelia Quirot, Iván Pedroso, Anier García, Maritza Martén, Yunidis Castillo, Yarisley Silva o Pedro Pablo Pichardo.

O cuando, asimismo, se realizó el retiro de manera oficial de Sigfredo Bandera, un ex saltador de garrocha, técnico de la selección nacional durante 41 años, que fue uno de esos resortes, olvidado muchas veces, de los mejores saltos triples de, entre otros, Yoelbi Quesada, Alexis Copello, Yoel García, y del atleta con discapacidad Enrique Cepeda, multicampeón paralímpico.

Fue, en definitiva, una velada en la cual se rememoraron algunos de los sucesos más impactantes del atletismo —con la asistencia de un audiovisual de la autoría de la periodista Julio Osendi— y se reconoció a varios deportistas, ex atletas, técnicos, jueces y federativos del denominado deporte rey.

Una solemnidad en la que también mereció medalla de oro la presentación del maestro Frank Fernández, además de las interpretaciones del Coro de la Academia de Canto Mariana de Gonitch, la folklorista Zenaida Armenteros y la soprano María Eugenia Barros.

Sigfredo Bandera. Foto: Ismael Francisco/Cubadebate

Dayron Robles. Foto: Ismael Francisco/Cubadebate

Alberto Juantorena hizo una breve alocución de presentación. Foto: Ismael Francisco/Cubadebate

Zenaida Armenteros. Foto: Ismael Francisco/Cubadebate

Integrantes del Coro de la Academia de Canto Mariana de Gonitch. Foto: Ismael Francisco/Cubadebate