Recuperación de congeladores en Industria santacruceña incrementa calidad de conservación del camarón

Santa Cruz del Sur, 16 oct.- Recuperar las placas que permiten el correcto proceso de enfriamiento en dos congeladores de contacto WF-1,2, ubicados en la industria de la Empresa Pesquera del territorio, se convirtió en perentoria tarea cometida por trabajadores de experiencia en esa entidad para mantener un adecuado estado de conservación del camarón capturado en los estanques de la Camaronicultura y el crustáceo rosado que se manifiesta en el área marítima de estos predios. Importante fondo exportable que garantiza la entrada de divisas a Cuba.

Gustavo Cabrera Fonseca, mecánico en sistema de refrigeración, de conjunto con sus camaradas de oficio Alcides Hernández Corso, William Pérez Acosta y Mario Varela Arredondo, se dieron a la tarea de resolver el nuevo problema.

“Las placas de los congeladores inicialmente eran de aluminio y las tomas de acero níquel, lo que provocaba que perdieran las roscas y se produjeran escapes de amoniaco. La solución más inmediata era sellar la placa, pero eso causaba una disminución considerable de los grados de congelación, afectándose, de haberse hecho ese quehacer, la calidad de los rendimientos productivos conservados”, explicó Cabrera.

Era ineludible reconstruir las referidas láminas, cumpliendo los parámetros técnicos establecidos, a fin de garantizar la seguridad del personal que labora en los salones de proceso, evitando los escapes del tóxico gas.

“Los análisis realizados, enfatizó Gustavo, nos dieron la idea a seguir”. “Tomamos las bridas que vienen acopladas a los filtros de amoníaco FA-20, las cuales se encontraban en desuso en nuestro taller, siendo soldadas a la toma original de los congeladores. Una vez terminada la faena, fueron recuperadas cuatro placas en los dos congeladores cuya capacidad supera los 790 kilogramos del exquisito crustáceo, aparatos en los que se realizan tres congelaciones diarias por encima de los dos mil 370 kilogramos”.

De haberse tenido que adquirir los WF-1,2 en el mercado internacional, su precio convertido a la moneda nacional habría alcanzado los 72 mil 889 pesos. Sin embargo el efecto económico que le reportó esta innovación a la Empresa Pesquera de la localidad fue de solamente 12 mil 076 pesos, y sobre todo, no se detuvo allí el servicio de maquila ni existió deterioro de la materia prima entregada a la fábrica.

Esta innovación será presentada en el V Fórum de Ciencia y Técnica del Grupo Empresarial de la Industria Alimentaria, a efectuarse en la provincia de Santi Spíritu del 24 al 27 del actual mes.

Allí estarán también las que tienen que ver con la Recuperación de la bomba de cajón del foso recolector de la planta de tratamiento de residuales líquidos, ejecutada por sus creadores Ariel Fuentes Arnaiz, William Pérez Acosta y Dionisio Morales Matamoros, así como, la Fabricación de un buje y extractor de empuje para la máquina procesadora de picadillo de pescado, cometido por José Sotomayor Cardoso y Orlando Aguilera Rojas.