OMS advierte sobre amenaza de la resistencia a los antibióticos

Ginebra, 19 nov.- La resistencia a los antibióticos es una de las mayores amenazas para la salud mundial, la seguridad alimentaria y el desarrollo, afirmó la OMS al iniciarse la semana de acción contra el uso inadecuado de esos medicamentos.

 

Frente a este contexto los expertos plantean una serie de acciones en la Semana Mundial de Concientización sobre el Uso de los Antibióticos, que este año se conmemora del 18 al 24 de noviembre.

El rechazo a esos fármacos puede afectar a cualquier persona, sea cual sea su edad o el país en el que viva, al tiempo que su uso excesivo o indebido fomenta la aparición y propagación de la resistencia antimicrobiana, que se produce cuando las bacterias, virus, hongos o parásitos, se vuelven resistentes a los compuestos utilizados para luchar contra ellos.

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS) esa reacción hace que se incrementen los costos médicos, se prolonguen los ingresos hospitalarios y aumente la mortalidad.

Cuando ya no se pueden tratar las infecciones con los antibióticos de primera línea es necesario emplear fármacos más caros, tratamientos más largos y con más efectos adversos, ya que estas bacterias resistentes causan pulmonías, infecciones de las vías urinarias o de la piel, entre otras afecciones, señala la institución.

La OMS advirtió que para 2050 habrá más muertes relacionadas a superbacterias que a casos de cáncer, es decir, se prevé que la resistencia a los antibióticos será la principal causa de muerte en el planeta.

El objetivo primordial es aumentar los conocimientos y fomentar mejores prácticas entre los pacientes, los trabajadores de la salud y los encargados de formular políticas públicas.

En tal sentido, se confirma que son las bacterias, y no los seres humanos ni los animales, las que se vuelven resistentes a los antibióticos. Estas bacterias fármaco resistentes pueden causar infecciones en el ser humano y en los animales y esas infecciones son más difíciles de tratar que las no resistentes.

A tales efectos la OMS llama a cambiar urgentemente la forma de prescribir y utilizar los antibióticos, pues aunque se desarrollen nuevas formulaciones si no se modifican los comportamientos actuales, la resistencia seguirá siendo una grave amenaza.

Los cambios de actitudes también deben incluir medidas destinadas a reducir la propagación de las infecciones, a través de la vacunación, el lavado de las manos, la seguridad de las relaciones sexuales y una buena higiene alimentaria, agrega. (Presa Latina)