Líderes indígenas exigen demandas al Gobierno y Supremo de Brasil

Brasilia, 18 oct.- Unos 70 líderes indígenas brasileños visitarán hoy aquí la Fundación Nacional del Indio, el Ministerio de Justicia y el Supremo Tribunal Federal para exigir demandas y en especial la aceleración de los procesos de demarcación de tierras nativas.

 

La agenda de reclamo de los caciques de 23 comunidades del estado de Bahía (nordeste) incluye además temas en las áreas de educación, salud, acceso a servicios de iluminación y regularización de terrenos.

Durante una visita al Ministerio de Educación, los guías aborígenes solicitaron la entrega de becas para estudiantes universitarios.

Según el jefe Aruá Pataxó, de la Federación Indígena de las Naciones Pataxó y Tupinambá del Extremo Sur de Bahía, hay casos de alumnos que viajan más de 700 kilómetros hasta la capital (Salvador) para asistir a clases.

‘La situación es complicada, y la necesitamos porque nosotros, los indígenas, estamos capacitados para regresar más tarde y llevar este conocimiento a nuestras comunidades’, afirmó Pataxó.

También la delegación indígena se dirigió al Ministerio de Minas y Energía para exigir agilidad en el avance de unos 20 proyectos del programa Luz para Todos de las comunidades de la región.

Los representantes de pueblos originarios solicitaron en el Ministerio de Salud Pública mejoras en la red de atención básica sanitaria.

El jefe Pataxó denunció que los equipos multidisciplinarios (galenos, enfermeras, dentistas y otros profesionales) no llegan a las comunidades por falta de transporte y esto conduce a enfermedades que se agravan por la falta de atención médica.

Una delegación de siete líderes indígenas brasileños comenzó ayer una gira por 12 países europeos y su primera escala será en el Vaticano.

En un comunicado, el grupo Articulación de Pueblos Indígenas indica que el objetivo del recorrido es denunciar las graves violaciones cometidas contra los pueblos nativos por el Gobierno de Jair Bolsonaro.

Asimismo, promover medidas que presionen a la administración ultraderechista a cumplir los acuerdos de preservación del medio ambiente y de respeto a las comunidades originarias, firmados por Brasil. (Prensa Latina)