Homenaje al Comandante en Jefe de la Revolución cubana desde su Universidad

La Habana, 25 nov.- Miguel Díaz-Canel Bermúdez, miembro del Buró Político del Partido Comunista de Cuba y presidente de los Consejos de Estado y de Ministros, encabezó anoche la velada conmemorativa Siempre Fidel, en ocasión del segundo aniversario de la desaparición física del líder histórico de la Revolución cubana.

Fue este el homenaje de los “pinos nuevos” al eterno Comandante en Jefe, y miles de agradecidos colmaron la escalinata de la Universidad de La Habana para rendir tributo a su legado inmortal y, sobre todo, para celebrar su vida larga y fecunda.

Al Comandante honró la Colina Universitaria, esa donde se hizo revolucionario y a la que acudió tantas veces en busca de su ejército más fiel: el estudiantado, para intercambiar ideas, movilizar voluntades, explicar verdades o simplemente para soñar en voz alta y planear nuevas batallas.

Toda Cuba está hoy en esta escalinata, aseguró Ronal Hidalgo Rivera, segundo secretario del Comité Nacional de la Unión de Jóvenes Comunistas (UJC), y es cierto, pero, sobre todo, estuvo Fidel este sábado en ese histórico escenario, como está y estará eternamente en el corazón de su pueblo.

Nada podrá extinguir su llama, afirmó el dirigente juvenil, así como también que la palabra certera del Comandante, sus denuncias contra los horrores del Imperialismo, su preocupación por el planeta y solidaridad con los humildes de la Tierra, son banderas que los revolucionarios cubanos y del mundo enarbolarán por siempre.

Millones serán los que en todas partes recuerden la obra de un hombre, que se puso del lado del deber e hizo del amor infinito por su Patria y por los desposeídos y olvidados, la causa a la que consagró su vida, enfatizó Hidalgo Rivera.

Tal como afirmó, no fue la de esta noche de sábado en la Colina una cita para recordar su ausencia ni para lamentar su partida, y a Fidel cantaron niños y jóvenes, artistas noveles y consagrados, y el amor se hizo música y verso para jurar no fallarle jamás, y reafirmar el compromiso sagrado con la Patria, la Revolución y el porvenir.

Las imágenes lo mostraron joven de nuevo, en su Universidad, en el Moncada, el Granma, la Sierra, el triunfo de enero, la epopeya de los últimos 60 años, y los repentistas Héctor Gutiérrez y Aramís Padilla arrancaron de la multitud vítores y una larga ovación al afirmar que “el Fidel vivo es eterno y el Fidel muerto no existe”.

La frase ¡Yo soy Fidel!, que dos años atrás brotó del alma del pueblo, volvió a tronar insistente este sábado; al igual que consignas de siempre, como Pa ’lo que sea Fidel, pa’ lo que sea, y Comandante en Jefe, ¡ordene!, y con vivas al líder de la Revolución cerró la velada, de la mano de Yoruba Andabo y una versión de El necio en clave de guaguancó.

De la escalinata, la multitud se dirigió al Estadio Universitario Juan Abrantes, para protagonizar una vigilia en espera del día en que dos años atrás emprendió viaje Fidel rumbo a la eternidad, exactamente el mismo en que, en 1956, partió en el Granma desde Tuxpan, México, para traer a Cuba la libertad. (ACN) (Foto: Irene Pérez/ Cubadebate)

Tributo en velada cultural desde el Moncada

Santiago de Cuba, 25 nov.- Los históricos muros de antiguo Cuartel Moncada acogieron a miles de jóvenes santiagueros que esperaron en una velada cultural el segundo aniversario del fallecimiento del invicto líder de la Revolución cubana, Fidel Castro.

Con el acompañamiento de las autoridades políticas y gubernamentales, la iniciativa juvenil dispuso de medios para llevar a escena a cantantes, declamadores, bailarines y oradores procedentes de los diferentes tipos y niveles de enseñanza.

Darlenis Legrá, presidenta de la Federación de Estudiantes de la Enseñanza Media (FEEM), fue una de las primeras oradoras, y manifestó el significado que tiene para sus compañeros el dedicar esta noche a honrar el pensamiento y la obra de Fidel; y no es un día de pesar, es momento de unidad entre generaciones, de reflexión a lo interno de la sociedad, de cómo seguirle honrando con el quehacer diario del estudiantado, dijo.

La Brigada Artística José Martí, fruto del genio creador del Comandante en Jefe, también estuvo presente en la noche, y demostró sus logros, dado que muchos jóvenes de Secundaria Básicas, la Enseñanza Técnica y Profesional, Preuniversitario y la Universidad, entre otros, evocaron a Fidel con su talento pulido y asesorados por los instructores de arte pertenecientes a esta brigada.

La Federación Estudiantil Universitaria (FEU) constituyó el público esencial, representada fundamentalmente por alumnos de la Universidad de Oriente (UO) y la de Ciencias Médicas.

Yoan Amaya, presidente de la FEU en la UO, comentó a la ACN sus memorias de estos días del noviembre de hace dos años, cuando supieron la noticia en la residencia estudiantil y enseguida fueron uniéndose los becarios, y luego los de la ciudad, con el empeño de hacer algo, de demostrar al pueblo cubano que los jóvenes estaban ahí, tristes, pero firmes, dispuestos a continuar su obra.

Por eso, seguiremos haciendo esta velada cada año, es voluntad de la FEU y de los estudiantes decirle al mundo que cada año que pasa, Fidel está más vivo en la sociedad, y que los jóvenes somos la garantía de su presencia.

Teresa García, directora artística de la velada, declaró que aunque la mayoría del talento es de aficionados, es destacable su calidad y profesionalidad, aunque también les acompañaron los bailarines de la Escuela Vocacional de Arte, artistas de la Asociación Hermanos Saíz, el Conservatorio Esteban Salas y los músicos del Ballet Folclórico de Oriente y Macubá. (ACN)