Gobierno de Canadá alista plan contra flujo de inmigrantes desde EE.UU.

Ottawa, 9 mar.- El gobierno canadiense alista planes de contingencia para contrarrestar el aumento en el flujo de inmigrantes a través de la frontera con Estados Unidos, tras las recientes órdenes ejecutivas del presidente Donald Trump contra los indocumentados.

 

En las últimas semanas miles de personas, principalmente ciudadanos de países de África y Medio Oriente desafiaron las duras condiciones invernales e intentaron cruzar a territorio canadiense, de acuerdo con informes oficiales.

Funcionarios de la Real Policía Montada y de la Agencia de Servicios Fronterizos aseguraron que disponen de todos los recursos necesarios para afrontar la situación y explicaron al gabinete federal acerca de los futuros escenarios en los próximos meses.

Sin embargo, los directivos insisten en que es demasiado pronto para prever que estos acontecimientos alcancen un nivel de crisis.

Entre el 1 de enero y el 21 de febrero de este año las autoridades canadienses recibieron cerca de cuatro mil solicitudes de asilo de extranjeros provenientes de Estados Unidos, un alza considerable en relación con los dos mil 500 que le presentaron en el mismo período en 2016.

Al respecto, el ministro de Seguridad Pública, Ralplh Goodale, declaró anoche que el Gobierno federal aún no decidió lo que se va a hacer para enfrentar esto, aunque admitió que los responsables del tema analizan de manera cuidadosa la situación.

En este contexto, el secretario de Seguridad Interior de Estados Unidos, John Kelly, tiene previsto realizar una visita oficial a Ottawa el viernes, y aunque el viaje aún no fue confirmado por la embajada norteamericana, el diario The Globe and Mail señala hoy que en el centro de las conversaciones estaría el tema migratorio.

Por otra parte, activistas defensores de los derechos de los indocumentados manifestaron su preocupación de que las autoridades canadienses aprovechen la ocasión para solicitar a sus contrapartes un aumento de la vigilancia fronteriza para detener el flujo de inmigrantes hacia el norte.

Janet Dench, vocera del Consejo Canadiense para los Refugiados, señaló a The Globe que sería realmente muy inquietante que Ottawa presione a Washington para incrementar estas acciones represivas, pues en el pasado ellos arrestaron a las personas que llegaban a la frontera.

Informes oficiales señalan que, según acuerdos bilaterales, Canadá está obligado a rechazar a quienes ya buscaron asilo en Estados Unidos.

Sin embargo, de acuerdo con el ministro de Inmigración, Ahmed Hussen, ‘el destino final de algunos de estos individuos que llegan a través de nuestras fronteras siempre fue Canadá’.

Un alto funcionario policial que decidió mantener el anonimato declaró a la agencia Reuters que muchos de los solicitantes de refugio se entregan a las fuerzas del orden público para sobrevivir ante las duras condiciones invernales.

Desconocemos qué sucederá cuando las temperaturas asciendan, quizás ‘tendremos que construir una cerca a todo lo largo de la frontera’, añadió la fuente a dicha agencia, al referirse al límite con Estados Unidos, que tiene una longitud de unos ocho mil 900 kilómetros.