Cuba intensifica uso de tierras frente a COVID -19

La Habana, 5 may.- Frente a la recesión económica global derivada del impacto negativo del coronavirus y de sus efectos en Cuba, el país intensifica hoy el uso de la tierra para producir alimentos con las materias primas disponibles.

En ese sentido el gobierno ha orientado concentrar los esfuerzos en el autoabastecimiento municipal y el desarrollo de cultivos de ciclo corto, entre los principales alimentos para la población, así como los provenientes de la agricultura urbana, suburbana y familiar.

Lo anterior persigue además contribuir a sortear los efectos de la pandemia sobre la economía de la isla, tras el cierre de muchas fábricas en el orbe, la caída de suministros, del turismo y otras industrias.

En este contexto adquieren preponderancia producciones de arroz, frijoles, maíz, papa y otras viandas, así como las de huevos y carne de cerdo.

También de imprimir un mayor énfasis a la Agricultura Urbana, Suburbana y Familiar (AU/ASU/AF), integrada por 19 subprogramas (cinco de cultivos, tres de crianza animal y 11 de apoyo).

En conversación con Prensa Latina, la directora del Programa Nacional de AU,ASU/AF, Elizabeth Peña, precisó que tales 19 proyectos son los de hortalizas y condimentos frescos y plantas medicinales y condimentos secos.

También los de frutales, café, cacao y forestales, flores y plantas ornamentales, granos, aves, ganado menor, porcino, funcionamiento, control y logística.

Se incluyen los de semillas, salud y producción de alimento animal, manejo agroecológico de plagas, uso y manejo del agua, pequeña groindustria e inocuidad de los alimentos, capacitación, comercialización y gestión de la calidad, suelos y abonos orgánicos, uso de la tierra y de patios y parcelas.

Actualmente, medio millón de trabajadores y cooperativistas participan en este programa (de ellos el 31 por ciento son mujeres y el 26, jóvenes), el cual tiene como prioridades estratégicas las exportaciones, sustituir importaciones, y satisfacer la demanda interna.

También el desarrollo de la infraestructura, proteger los recursos naturales y el desarrollo de las fuerzas productivas.

Cabe destacar en cuanto al programa de hortalizas y condimentos frescos, que se labora para continuar incrementando el área hasta alcanzar una hectárea (ha) cada mil habitantes.

Se prevé recuperar a finales del año en curso ocho mil 320 ha, llegar a 10

mil en 2025 y a más de 11 mil 280 en 2030.

Actualmente están en producción seis mil 588 ha -equivalentes a seis metros cuadrados por persona- las cuales fueron certificadas por la Empresa de Ingeniería y

Proyectos Agropecuarios.

La AU/ASU/AF contribuye al autoabastecimiento local de productos agropecuarios y a la seguridad y soberanía alimentaria.

Se trata de un movimiento extensionista con un amplio escenario productivo sobre bases de sostenibilidad local y con la participación directa del productor en la comercialización.

La producción de alimentos es una prioridad del Estado y del Gobierno en Cuba y busca lograr adecuado balance nutricional y disminuir las importaciones de esos productos, que en los últimos años rondan los dos mil millones de dólares anuales.

Ante el recrudecimiento del bloqueo económico, comercial y financiero impuesto a Cuba por Estados Unidos, a lo que se ha añadido el impacto en esta isla de la crisis económica mundial originada por la pandemia, el país enfatiza en producciones a partir de los recursos disponibles, y en la exportación y sustitución de importaciones.

Asimismo, en dar prioridad este año a la terminación de aquellas inversiones que coadyuvan a los propósitos descritos.

Igualmente a impulsar el ahorro, el uso del riego mediante paneles fotovoltaicos, para independizar esta actividad del sistema eléctrico nacional, intensificar la recuperación de los centros integrales porcinos, mayor aprovechamiento de las tierras y de las tecnologías, y la innovación.

Existe el convencimiento de que el sistema de la agricultura puede producir mucho más leche, carne, papa, yuca y otras viandas, hortalizas, vegetales, café, cacao, miel de abeja, tabaco y otros rubros exportables y tener mayor participación en el Producto Interno Bruto del país. (Prensa Latina)