[:es]Cuba: 58 años de compromiso con la Patria[:]

[:es]movimiento-juvenil-martiano-fidelInvencible y genuina alcanza su aniversario 58 la Revolución cubana, liderada por nuestro invicto Comandante en Jefe, cuyo inmenso legado nos comprometimos honrar bajo la premisa de que: “Yo soy Fidel”.

Estar a la altura de esa condición conmina a crecernos en cada jornada, desde el primer día del año, para traducir en actos los proyectos y concretar cada quien la parte de la obra de todos que le corresponde, desde la convicción y la conciencia.

Con esa certeza recibimos el 2017, etapa crucial en la implementación de las transformaciones aprobadas en el Sexto y Séptimo Congresos del Partido Comunista; en un proceso que no admite concesiones ni debilidades, aún en medio de un contexto internacional complejo, con un fuerte impacto en el panorama económico.

Como expresó el presidente cubano Raúl Castro, en la más reciente sesión de la Asamblea Nacional del Poder Popular:

“En cuanto al plan y el presupuesto para el 2017 debo alertar que persistirán tensiones financieras y retos que pudieran recrudecerse en determinadas circunstancias; sin embargo, prevemos que la economía cubana retome la senda ascendente y que el Producto Interno Bruto crezca moderadamente en el entorno del 2 %.

Con ese propósito deberán cumplirse tres premisas decisivas, que son: garantizar las exportaciones y su cobro oportuno; incrementar la producción nacional que sustituye importaciones; reducir todo gasto no imprescindible y utilizar racional y eficientemente los recursos disponibles”.

En ese empeño colectivo, tocan a la provincia de Camagüey desafíos de envergadura, que reclaman de los agramontinos trabajar con intensidad, y resolver las debilidades e insuficiencias, para avanzar y elevar la calidad en los resultados integrales del territorio.

Se trata entonces de asumir, desde la responsabilidad individual y colectiva, el objetivo ineludible de incrementar la producción de alimentos, con especial énfasis en la ganadería y los cultivos varios, para lo cual es esencial ganar en la organización de los cuadros, la exigencia y el control de cada tarea, y planificar metas que se ajusten a los verdaderos potenciales.

Corresponde un rol fundamental, además, a los Consejos Populares, desde donde deben salir los productos básicos de cada comunidad, reclamo que urge de enfoques renovados y dinámicos que no admiten dilaciones, sino métodos y estilos de trabajo coherentes con las circunstancias actuales y con el futuro del socialismo cubano.

En el borde delantero de esta ofensiva por una mejor gestión económica, se inscribe el cumplimiento de la zafra azucarera; un control minucioso del proceso inversionista y de los recursos de todo tipo, con el fin de que transiten por las sendas concebidas en los programas planificados.

Esa realidad adquiere mayor relieve en nuestra condición de país bloqueado, y agredido también por otras vías sutiles, dirigidas a socavar los cimientos de la sociedad cubana. De ahí la pertinencia de revitalizar estructuras y formas de hacer, atemperadas al momento actual y con la mira puesta en el avance del proceso social que construimos.

Con el ímpetu y confianza suscritas durante 58 años, nos corresponde en la nueva etapa hacer realidad el Concepto de Revolución que nos legara Fidel.

CAMAGÜEYANOS:

En la continuidad de la lucha por preservar y defender la obra que él creó, radica el tributo de este pueblo a su líder invicto, y a la Patria con todos y para el bien de todos, a la que consagró sus energías.

¡Hagamos de los objetivos a cumplir en este 2017, el mejor homenaje a nuestro Invicto Comandante. Esforcémonos con denuedo para que el Camagüey continúe su avance por la senda de la Revolución!

¡Muchas Felicidades, Compatriotas!

(Tomado de cadenagramonte.cu)[:]