Canciller venezolana califica de fantasía a pretendido juicio político

La Paz, 30 oct.- El juicio político no existe en la Constitución, es una fantasía más de las fuerzas de oposición en Venezuela, afirmó aquí la ministra de Relaciones Exteriores de esa nación suramericana, Delcy Rodríguez.

Ellos —los contrarios al Gobierno— quieren replicar en Venezuela lo que ocurrió en Brasil, alertó Rodríguez este viernes, en conferencia de prensa conjunta con el presidente boliviano, Evo Morales, en el departamento de Cochabamba.

Empero ambos panoramas son diferentes, la Carta Magna de Venezuela no contempla el juicio político, recalcó la Canciller.

Existe una separación de poderes que ejercen el control de manera cíclica y circular, explicó la máxima responsable de la diplomacia venezolana.

Estamos ante una acción conspirativa, de carácter golpista que busca el derrocamiento del presidente, Nicolás Maduro, advirtió Rodríguez.

El paro fue derrotado y los trabajadores venezolanos están en sus respectivos centros laborales, ellos mismos lanzaron la consigna “Fábrica abandonada, fábrica tomada”, comentó la Canciller.

El pueblo está en las calles defendiendo su democracia— aseguró— pues es sabido que hay un plan continuado que pretende el derrocamiento del presidente por diferentes vías.

La figura del referendo revocatorio —recordó Rodríguez— es un mecanismo de movilización política contemplado en la Constitución, y fue un salto cualitativo de la democracia representativa a la participativa.

Los venezolanos —puntualizó— tienen derecho a su activación y ejercerlo, y no es algo nuevo en la historia nacional.

El pueblo de Venezuela ya habló y vimos que cuando los opositores intentaron activar este mecanismo su petición estaba impregnada de un fraude masivo, aclaró Rodríguez.

Ellos —en referencia a los opositores— pensaban en derrocar a Maduro desde la Asamblea Nacional, desvirtuando la función del órgano legislativo, que le corresponde dictar leyes y no derribar presidentes, insistió Rodríguez.

Los errores de la oposición lo pagan ellos mismos, y no las fuerzas de la Revolución, sentenció la Canciller de Venezuela.