Cadete santacruceña respalda orden interior y tranquilidad ciudadana

Santa Cruz del Sur, 5 jun.- Las remembranzas se le agolpan en los labios. Quiso hablar de la etapa en la que participaba en el programa infantil La Islita del Saber, donde representaba personajes de ficción.

El espacio radial aún forma parte de las 16 horas de transmisión de la emisora Radio Santa Cruz. En esa etapa de la niñez la lugareña soñaba con pertenecer algún día al colectivo artístico de la planta comunitaria.

Pero a Jessica Caballero Franco, apellidos muy acordes a su modo de ser, el serial televisivo Tras la huella, en el que se reflejan temas policíacos de carácter nacional, la hizo cambiar de idea. Al finalizar el último nivel del preuniversitario decidió optar por la especialidad de Investigadora Criminalista.

Luego de un riguroso proceso de selección fue aprobada para ingresar a la Universidad Militar Mario Águila Bernal de Camagüey, perteneciente al Ministerio del Interior (MININT).

Al referirse a los dos meses de Previa, antes de iniciar las clases en el formativo plantel, dijo resuelta: “Fue una dura prueba pero logré vencerla. Para los jóvenes revolucionarios como yo, afirmó, no hay nada difícil”.

Los toques de campana a altas horas de la noche y las madrugadas la sorprendieron pocas veces, aprendió a dormir en la litera con las botas puestas. Demostró gozosa en las marchas algunos conocimientos adquiridos con el profesor de la Cátedra Militar del plantel donde cursó el sexto grado.

En las prácticas de artes marciales no subió al tatami inexperta, había sido, dijo, atleta de jiu jitsu en estos predios. Aprendió a ingerir los alimentos en menos tiempo en el comedor, a tirar con distintos armamentos, a armar y desarmar el fusil AKM, entre otros imprescindibles adiestramientos.

Desde finales del mes de marzo, al igual que el resto de los cadetes de la institución militar estudiantil agramontina, la lugareña retornó al hogar hasta que culmine la actual contingencia sanitaria creada por el nuevo coronavirus.

Pocos días estuvo Jessica ociosa en su casa. Junto a otros camaradas de estudio fue llamada a filas, subordinándose a la Delegación del MININT santacruceña. La joven, acompañada de miembros de la Policía Nacional Revolucionaria (PNR), respalda el orden interior, la tranquilidad ciudadana y vela porque el pueblo cumpla con el aislamiento social en las colas y use bien el nasobuco.