Tres días en Copenhague: sables afilados por el clima

Tres días en Copenhague: sables afilados por el climaCopenhague, 10 dic .- La propia temperatura en Dinamarca puede ser indicador de que en efecto, el cambio climático es una realidad en el mundo, pero los tintes optimistas de la ONU contrastan con la realidad de las declaraciones.

Los sables en el palacio de congresos Bella Center de esta capital, marcada por las lluvias, días grises, con los termómetros más elevados que de costumbre, comienzan a afilarse en el enfrentamiento entre ricos y países en vías de desarrollo.

Un borrador del anfitrión Dinamarca levantó las primeras ronchas y de qué manera. Los industrializados, para no variar, volvieron a sentar en el banquillo de los acusados al bloque mayoritario en el orbe.

La jefa de la delegación de Bolivia en la Conferencia de Naciones Unidas sobre el calentamiento global de la atmósfera (COP 15), Angélica Navarro, calificó el proceso de negociaciones de "fallido, opaco, selectivo, ilegítimo y antidemocrático".

Bolivia es una de las naciones más comprometidas con el tema y su presidente, Evo Morales, recién reelecto por abrumadora mayoría, manifestó su deseo de venir a esta capital con el objetivo de defender su iniciativa en defensa de la Madre Tierra.

La representante de La Paz deploró que mientras en apariencia el foro principal es el proceso impulsado por la ONU en el que participan 192 países, "vemos otros procesos fuera del mandato de la ONU que sólo incluyen a un puñado de países afortunados".

China, Brasil, Suráfrica y la India, los llamados emergentes, cerraron filas y exigieron un proceso transparente y ambicioso, en el cual los ricos asuman sus responsabilidades y dejen de criticar a los demás.

La propuesta establece diferencias básicas en cuanto a la responsabilidad que deben asumir los países más poderosos y las naciones en vías de desarrollo a la hora de enfrentar el cambio climático.

En esencia, el texto exige al mundo industrializado trazarse metas más ambiciosas en cuanto a la reducción de emisiones de gases causantes del efecto invernadero, y a su vez apoyar a las economías emergentes con financiamiento y transferencia de tecnología.

De otro lado, los mandatarios de la Unión Europea (UE) tratarán en una cumbre hoy y el viernes en Bruselas de dar un impulso a la COP 15, con la promesa de una ayuda inmediata al Tercer Mundo, pese a sus reticencias a la hora de comprometer fondos.

En la agenda en la capital belga aparece la idea de que los 27 examinarán una ayuda de dos mil millones de euros anuales a partir de 2010, para los países necesitados en la cruzada contra el calentamiento de la Tierra.(PL)