Loable labor de trabajadores santacruceños de Comunales

Loable labor de trabajadores santacruceños de ComunalesMucho es el respeto que hacia los trabajadores de la Unidad Presupuestada de Comunales (UPC) sienten los habitantes de Santa Cruz del Sur, hombres y mujeres que agrupados en distintas brigadas acometen día a día un decoroso quehacer en beneficio de la sociedad. Una labor que ya atesora una extendida e intensa consagración.

Su colectivo lo componen más de 300 obreros pero solo 293 se encuentran directos a la producción, esencialmente en servicios necrológicos, barrido de calles, recogida de desechos sólidos, además del continuo embellecimiento en las áreas verdes, parques y microparques.

Las tareas son acometidas a la vez en los 10 Consejos Populares donde se pondrá en marcha un acucioso plan destinado a la reforestación de 60 mil plantas ornamentales, frutales y maderables.

El reloj biológico despierta a los barrenderos a partir de las cinco de la madrugada. Entre ellos se distingue Luis Mesa Gómez, quien al salir del hogar ya ha endulzado el paladar con el primer buchito de café.

“Me satisface, destaca, dejar brillando las 6 cuadras que atiendo. Cuando alguien ha querido saber si siento pena por este quehacer le coloco una mano en el hombro y le pregunto, si le gustaría transitar por calles sucias. Lo que nunca voy a hacer es ganar dinero fácil en cosas no aprobadas por las leyes”.

Allá en el parque Las Yanas, desde donde el Mayor General Máximo Gómez Báez dirigiera el ataque a la sureña localidad el 28 de Septiembre de 1878, está una fémina dedicada mañana y tarde en la ofensiva por la pulcritud.

“Vivo en el reparto Jacinto González donde se encuentra este sitio cercano a mi casa. Por acá estoy todos los días hasta bien entrada la tarde dando mucha escoba para recoger las hojas y velando porque el lugar se mantenga lindo”, dice María Oliva González.

Junto a otros compañeros desempeña sus afanes Wilfredo González Martínez: “Soy sepulturero, una labor de mucha sensibilidad. A quien como yo desempeña similar cometido nunca el alma se le endurece. Sentimos en carne propia la tristeza de los familiares del difunto, y cuando nos toca de cerca la pena es mayor. Al fallecer mi madre otro compañero realizó el entierro, sin embargo, lo hizo derramando lágrimas… Muchas cosas hacemos unidos para que este lugar destinado al descanso eterno permanezca como se exige”.

Para el presente año la santacruceña UPC tiene un presupuesto asignado superior a los 3 millones 780 mil pesos, con un plan de ingresos ascendente a 90 mil pesos, todo un reto económico sumado al orden organizativo para cumplir lo establecido en el lineamiento 34 de la política económica y social del Partido y la Revolución. (Raúl Reyes Rodríguez/ Radio Santa Cruz)