Presidente mexicano rechaza vandalismo en manifestaciones

Presidente mexicano rechaza vandalismo en manifestaciones México, 16 nov .- El presidente mexicano, Enrique Peña Nieto, afirmó que el dolor y la indignación por los hechos ocurridos en Iguala contra normalistas de Ayotzinapa no pueden mover a la violencia y el vandalismo.

A su regreso anoche luego de su gira por China y de Australia, el jefe del Ejecutivo dijo que es a los criminales a quienes se tiene que señalar por esos acontecimientos, los cuales costaron la vida a seis personas y la desaparición de 43 estudiantes.

El mandatario indicó que entiende el dolor, la consternación, por los hechos de Iguala, y más después del informe del procurador general de la República, Jesús Murillo, "que nos habla de hechos horribles, abominables y atroces, pero esto no puede convocar a la violencia".

Piensa que este acontecimiento conmocionó a la sociedad mexicana y ha tenido eco en la comunidad internacional, y que se respetan las manifestaciones pacíficas pero convocó a actuar con respeto a la ley.

Peña Nieto reiteró que el gobierno "ha procurado ejercer justicia, ha emprendido acciones encaminadas a dialogar con los padres de familia, que son quienes más han sufrido la pena de no encontrar a sus hijos, hemos establecido distintas acciones para el plan de búsqueda y continuar con las investigaciones".

La víspera, uno de los hechos violentos ocurrió contra las oficinas del Partido Revolucionario Institucional (PRI, en el gobierno) en la ciudad de Veracruz, donde jóvenes embozados autodenomiados anarquistas incendiaron oficinas del inmueble, luego de una marcha para exigir justicia en los acontecimientos de Iguala.

En tanto, familiares de los 43 normalistas de Ayotzinapa, estado de Guerrero, desaparecidos en septiembre pasado, dialogaron la víspera con la comandancia del Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN), como parte de una brigada informativa sobre los hechos que recorre el sur del país.

Según medios de prensa, en el encuentro efectuado en Caracol de Oventic, a unos 40 kilómetros de San Cristóbal de las Casas, Chiapas, los zapatistas manifestaron total apoyo a la causa de los padres de los jóvenes desaparecidos, quienes se oponen igualmente a actos vandálicos. (PL)