Por un mundo donde se preserve la vida

Por un mundo donde se preserve la vidaEstablecido por la Asamblea General de las Naciones Unidas desde inicios del presente siglo, cada 22 de mayo se celebra el Día Mundial de la Biodiversidad, con el objetivo de aumentar la  comprensión y la conciencia de las personas en aras de proteger la vida.

Las islas y las áreas marinas cercanas a las costas constituyen ecosistemas únicos que suelen comprender muchas especies vegetales y animales endémicas, y como herencia de una historia evolutiva única, son tesoros irreemplazables.

También son de vital importancia para los medios de subsistencia, la economía, el bienestar y la identidad cultural de los 600 millones de habitantes de las islas, es decir, la décima parte de la población mundial.

La elección de la biodiversidad insular como tema central de este Día tiene una especial importancia, ya que coincide con la designación de 2014 como Año Internacional de los Pequeños Estados Insulares en Desarrollo.

En el mundo entero aumenta cada día la sobreexplotación comercial de los bancos de peces, y con ello se reduce como consecuencia el equilibrio biológico al ocurrir la desaparición de algunas especies.

Científicos de 80 países han realizado durante la última década un censo de la vida marina, para lo cual han bojeado alrededor del planeta, estudiando a fondo todo vestigio de vida marina. Hasta ahora esos estudios han arrojado una cifra de más de 250 MIL especies conocidas en los mares y océanos del planeta.

A tono con esa realidad, en Camagüey se realizan esfuerzos para potenciar el manejo de los ecosistemas marinos y lograr la protección de las zonas costeras. Las labores con ese propósito ya comenzaron a realizarse en el polo turístico de Santa Lucía, con acciones para la protección de la duna y de las comunidades. Además, se desarrollan otros trabajos en Playa Florida y Piloto.

La prohibición de actividades de dragado y relleno e tierras húmedas costeras, de la pesca excesiva y de la introducción de especies exóticas en ecosistemas acuáticos, son algunas de esas acciones.

Aún cuando creamos que estamos demasiado lejos de las costas, la sobrevivencia de los ecosistemas marinos y costeros, es vital.

Lo es para muchas comunidades que se desarrollan en esas zonas, pero lo es también para millones de personas que, como nosotros, en Camagüey, viven lejos de los océanos, porque el mundo es una isla gigantesca rodeada de una fuente inagotable de vida: el mar. Por Mariela Peña Seguí/Radio Cadena Agramonte