Banda Municipal santacruceña cumplió 106 años

Banda Municipal santacruceña cumplió 106 añosNo podía pasar por alto y así resultó. Un nuevo cumpleaños anexó a su existencia la Banda Municipal de Conciertos en Santa Cruz del Sur, quien este tres de mayo arribó a los 106 años.

Imágenes en Facebook

Fue fundada en 1908 por el músico manzanillero Eduardo Castellanos, al que le sucedieron otros, para embellecer conciertos, paradas escolares, verbenas, peregrinaciones y dianas mambisas, entre otras actividades.

A este sábado de festejos en esta localidad se incorporó, como en años anteriores, la Banda Provincial de Camagüey. Ambas instituciones recorrieron rítmicamente las principales arterias, colocándose en extremos opuestos de la calle central, para luego tomar como punto de encuentro el parque ubicado en el centro del casco histórico.

Tras tocar al unísono ambos colectivos, el himno cubano de combate, Juan Sotomayor Llopiz y Manfredo Couto Pavón, ex director y músico de la banda municipal, en el mismo orden, colocaron una ofrenda floral ante el busto del Lugarteniente General Antonio Maceo Grajales.

Una presentación musical de lujo realizaron estas bandas en el cine Najasa, dirigidas por David Entenza Vila y Gerardo Vasconcelos Sánchez, quien hace ocho años es el director de ese magistral producto cultural agramontino. Las piezas interpretadas la dedicaron al siempre presente Maestro Juan Formell, símbolo de la cubanía

La cumpleañera abrió su repertorio con el pasodoble, Amparito Roca, de Jaime Texidor; Contradanza Cecilia Valdés, de Gonzalo Roig; Guajira son, Canta Carretero, de Rodrigo Pratts; los Danzones, Trovando, arreglo de Juan Sotomayor Llopiz, y Guayabita del Pinar, de Piñeiro, y el Popurrí Al pie del coco, de Luis Casas Romero.

El cierre del concierto correspondió a la banda visitante, la cual interpretó Marcha, servicio de música; Fantasía, Sur Pacífico, tres super danzones y Popurrí número 3. Uno de sus jóvenes integrantes cantó el chachachá Vereda Tropical, y los boleros Te quedarás e Inmortal.

Ambas instituciones recibieron reconocimientos del Centro de la Música y la UNEAC (Unión Nacional de Escritores y Artistas de Cuba).

La Licenciada Mireya Junco López, a nombre de todos los santacruceños, quiso expresar un profundo reconocimiento a cada uno de los integrantes de la institución santacruceña por sus más de cien años de existencia. Aprovechó para dar las gracias a la Banda Provincial, por estar una vez más en este tipo de celebración.

Se encontraban también Gerardo Velázquez, director del Centro Provincial de la Música Roberto Varona, especialista en desarrollo artístico y Simón Roberto Vicepresidente de la UNEAC (Unión Nacional de Escritores y Artistas de Cuba), a ese nivel. Carol Betancourt, director del sectorial municipal de Cultura, además de representantes del Partido, el gobierno, músicos jubilados de la banda de concierto local, y pobladores.

Enamorados de la centenaria…

“… Figúrate, todos estos años me traen muchísimos…lindos recuerdos. Fui dirigido por Jesús Cortina, quien organizó la nueva banda, después del ciclón del 9 de noviembre, en el año 1943. La primera vez que salimos fue en una peregrinación organizada por la Iglesia Católica, rememora Juan Sotomayor Llopiz.

Asevera que comenzó tocando trombón, después bombardino, luego clarinete y saxofón. “Llegué a ser director de la banda pues el colectivo mismo lo determinó, así estuve en esa responsabilidad como 20 años…Tuvimos mucho éxito en actividades provinciales, dándonos la prioridad para encabezar los desfiles, por ser la mejores uniformados y más disciplinados”.

Liuska Espinosa Frías, se considera una mujer muy apasionada por la música. “Soy clarinetista en la banda santacruceña, labor de la cual estoy muy enamorada. He recibido mucho apoyo del director y del primer clarinete Alexander Pereira. AMO, con letras grandes, lo que hago”.

“Esto para mí es más que una escuela. Cuando comencé aquí tenía 12 años. No sólo aprendí música, también a comportarme correctamente. Lo primero que tomé en mis manos fue un cornetín. Luego muchos músicos se fueron de la banda, ya que en 1944 se pagaba una miseria, pero entraron otros a sustituir a los que se retiraron”, refiere Manfredo Couto Pavón

“He quedado unido a la trompeta, un instrumento maravilloso…una amiga fiel. Aquí estoy hasta la muerte. El compromiso de mis compañeros es enterrarme a ritmo de conga: ¡Se va el caimán… se va el caimán!, expresa alegre. Y agrega: “No sólo represento a estos músicos, también a los que se salvaron y murieron en el huracán del 9 de noviembre de 1932, pues soy sobreviviente de esa catástrofe, gracias a mi madre”.

David Entenza Vila, actual director de la institución de concierto santacruceña, al reflexionar sobre el centenario onomástico, manifiesta su compromiso de “ser más exigente en el trabajo; buscar nuevos talentos para que sigan estudiando, manteniendo viva esta banda. Que perdure por mucho tiempo. Desde aquí trasmitimos mucha cultura”. (Por: Raúl Reyes Rodríguez/ Colaborador de Radio Santa Cruz)