Congreso de EE.UU. se apresta a analizar crisis en península coreana

Congreso de EE.UU. se apresta a analizar crisis en península coreanaWashington, 10 abr .- El Congreso de Estados Unidos se apresta a evaluar en los próximos días la situación en la península coreana, y las medidas de refuerzo de las agrupaciones militares norteamericanas en Asia-Pacífico.

El almirante Sam Locklear, jefe del Comando del Pacífico de las Fuerzas Armadas estadounidenses, se presentará ante el Comité de Servicios Armados del Senado como parte de una serie de intervenciones en el Capitolio para discutir la crisis actual entre Washington, Seúl y la República Popular Democrática de Corea (RPDC).

Locklear también comparecerá ante el Comité de Servicios Armados de la Cámara de Representantes y el subcomité de asignaciones de ese órgano legislativo, acerca de la creciente escalada en la región.

Sin embargo, el general James Thurman, jefe de las tropas estadounidenses en Corea del Sur, no asistirá a las audiencias previstas para la actual semana, en lo que el Pentágono califica como una medida prudente, debido a la situación de creciente inestabilidad en el Pacífico occidental, señala hoy el diario The Hill.

El senador republicano por el estado de Arizona John McCain señaló este martes en una entrevista televisiva que la diplomacia estadounidense pierde tiempo al tratar de negociar con el liderazgo norcoreano, y alentó a tomar medidas más duras contra el Gobierno de Pyongyang.

Medios de prensa locales insisten en que la RPDC prepara el lanzamiento de misiles de largo alcance desde su costa oriental en los próximos días.

En ese sentido, el Pentágono anunció la semana pasada el inicio del despliegue en la isla de Guam de cohetes interceptores de gran altura y ubicó al menos tres buques de guerra con sistemas antibalísticos en las cercanías del litoral norcoreano.

La agencia de noticias norcoreana KCNA afirmó este martes que la situación en la península se acerca a una guerra termonuclear y recomendó a residentes, compañías y turistas extranjeros en Surcorea adoptar medidas para su evacuación.

Por otra parte, el Departamento de Defensa de Estados Unidos confirmó que Japón desplegó varias baterías de cohetes interceptores Patriot PAC-3 alrededor de Tokio y otras ciudades niponas, ante el incremento de las tensiones con la RPDC.

Sin embargo, especialistas militares estadounidenses afirman que no se observan indicios de que las autoridades norcoreanas preparen una guerra inminente contra Washington y Seúl, aunque admiten que Pyongyang pudiera realizar algún tipo de prueba con sus misiles balísticos en los próximos días.

Las tensiones en la península coreana escalaron en las últimas semanas debido a las sanciones del Consejo de Seguridad de la ONU contra la RPDC y la realización de las maniobras militares Foal Eagle entre Estados Unidos y Surcorea, consideradas por el Gobierno de Pyongyang como ensayos de agresión en su contra.(PL)