Señalan deficiencias en la red de comercio minorista

La Habana, 30 mar. – La falta de una estrategia adecuada para la comercialización y movilización de los inventarios produjo, en 2012, afectaciones en la circulación mercantil minorista de Cuba.

Según reciente informe del Ministerio de Comercio Interior (Mincin), los inventarios de productos no alimenticios en la red de ventas al por menor, se estimaron por encima de los mil 500 millones de pesos, cifra superior a la registrada en 2011.
   
Por otro lado, el desconocimiento de necesidades y hábitos de consumos incidió en la distribución por territorios, y favoreció a su vez inestabilidades en el abastecimiento del mercado.
  
Otros problemas identificados en el período fueron el deterioro constructivo de los locales, la inexistencia de una imagen corporativa, e insuficientes instrumentos de medición y pesaje en la red minorista, acota el documento.
  
En el mercado paralelo, impactó negativamente los incumplimientos  en la venta de materiales de la construcción, insumos agropecuarios y de aseo e higiene.
  
Al respecto, el informe presentado por Mary Blanca Ortega, titular del Mincin, señala entre las provincias con peores resultados a Pinar del Río, Artemisa, La Habana y Camagüey.
  
Pese a estos saldos, el Ministerio avanzó en la elaboración de políticas destinadas a la comercialización de uniformes escolares, entrega directa de leche a bodegas, la atención a casos sociales críticos, y en la reglamentación para expender insumos agropecuarios en Artemisa, Mayabeque y La Habana.
  
Marino Murillo, vicepresidente del Consejo de Ministros y jefe de la Comisión Permanente para la Implementación y Desarrollo de los Lineamientos de la Política Económica y Social, pidió el martes a los principales cuadros del ramo mayor observancia sobre esos programas priorizados, por su sensible impacto social.(AIN)