Amenaza informática desata paranoia en Día de los Tontos

Amenaza informática desata paranoia en Día de los TontosLa Habana, 1 abr .- Si la anunciada activación hoy del feroz virus informático Conficker es una broma, entonces los ciber-apocalípticos sufrirán como nunca la versión anglosajona del Día de los Inocentes.

Medio mundo celebra hoy lo que Latinoamérica el 28 de diciembre: una jornada dedicada a embaucar al prójimo con mentiras creíbles, o dicho en buen cubano, "a correr máquina".

Este sano ejercicio –para quien no lo sufra, claro- consiste en hacerle creer a alguien alguna noticia falsa, con el propósito de reírse luego de su credulidad o inocencia.

Gran Bretaña y Estados Unidos llaman a esta fecha "April Fool's Day", Francia "Poisson d'Avril" e Italia "Pesce d'aprile".

Lugares con culturas tan disímiles como Alemania, Japón y Brasil también gozan a costa de la candidez ajena en esta efeméride, que los polacos llaman "prima aprilis" y los iraníes "Sizdah Bedar".

Al parecer todo comenzó en 1582, cuando el calendario gregoriano reemplazó al juliano un día como hoy, y muchos "entretenidos" se enteraron del cambio tiempo después.

El sarcástico Mark Twain decía que este día nos recordaba lo que somos los 364 restantes del año, y en particular los medios de prensa se divierten de lo lindo metiendo tupes.

Por ejemplo, la prensa ha reportado que la Torre de Pisa se vino abajo, el cambio del Big Ben londinense por un reloj digital, o una rica cosecha de espaguetis en Suiza.

También ha ocurrido que noticias reales han sido tomadas como broma, como el asesinato del cantante Marvin Gaye o un tsunami que en 1946 mató a 165 personas que desconfiaban de una alerta emitida.

Como sea, el mundo vive pendiente hoy del Win32/Conficker.C, un virus también conocido como "Downadup" o "Kido", por cuyo creador Microsoft ofrece 250 mil dólares de recompensa, al estilo oeste.

Este gusano que pretende crear una gigantesca red mundial de ordenadores "zombies", al servicio de un servidor remoto, pero ya comenzaron a circular posibles antídotos en la Web.

Sin embargo, muchos aconsejan un día de abstinencia cibernética pues… ¿hoy, precisamente hoy, quién mete su mano en la candela?(PL)