Los Cinco: altas voces al rescate de la justicia

Prestigiosos expertos de diversas partes del mundo acaban de aportar sus razonamientos para contribuir a que la Corte Suprema de Justicia y el gobierno de Estados Unidos dispongan de abundantes argumentos legales, éticos y morales que los ayuden a decidir en el caso de Los Cinco antiterroristas cubanos encarcelados hace más de 10 años.
   
Los mil 500 delegados al reciente XI Encuentro Internacional de Economistas sobre Globalización y Problemas del Desarrollo, que sesionó en La Habana, suscribieron una carta dirigida al presidente  Barack Obama, ilustrándolo sobre  la gran injusticia cometida en su país contra los valerosos luchadores.
   
Gerardo Hernández, René  González, Ramón Labañino, Antonio Guerrero y Fernando González, bajo el precepto de necesidad de defender a su patria, cumplían la misión de informar  sobre las actividades criminales que se fraguaban en el sur de la Florida contra Cuba y los propios Estados Unidos, cuando fueron encarcelados allí en septiembre de 1998.
   
Los firmantes de la misiva son  economistas, académicos, politólogos, sociólogos, congresistas, diputados, senadores y juristas de 52 países, miembros de numerosas instituciones y organizaciones internacionales, de diversas tendencias políticas y religiosas, quienes en conjunto comprenden las razones válidas para liberar a los injustamente apresados.
   
Coincidió el envío de la carta con la presentación ante la Corte Suprema de Justicia de EE.UU. de 12 documentos de amigos de la Corte (amicus curiae brief), en apoyo a  que sea reexaminado el caso de Los Cinco.
   
Esa máxima instancia apelativa suele admitir apenas el dos por ciento de los procesos  que   son puestos a su consideración, atendiendo a normas tradicionales, por lo que las argumentaciones recibidas podrían contribuir a la comprensión de la importancia de los hechos que le fueron mostrados por la Defensa  el 30 de enero de este año.
   
Los avales de los amicus incluyen el prestigio internacional de 10 Premios Nóbel: el Presidente de Timor Leste, José Ramos Horta; Adolfo Pérez Esquivel, Rigoberta Menchú, José Saramago, Wole Soyinka, Zhores Alferov, Nadine Gordimer, Günter Grass, Darío Fo y Mairead Maguire.
   
También los respaldaron el Senado de México en pleno, la Asamblea Nacional de Panamá y Mary Robinson, presidenta de Irlanda (1992-97) y Alta Comisionada de Derechos Humanos de Naciones Unidas (1997-2002).
   
A ellos se sumaron cientos de legisladores de todo el mundo, entre los que se encuentran 75 miembros del Parlamento Europeo, 85 de la Cámara de Diputados de los Estados Unidos Mexicanos y 87 de la De los Comunes del Parlamento del Reino Unido.
   
Igualmente lo rubricaron nueve Senadores y 33 Diputados de la Cámara de Representantes del Parlamento de Irlanda, 11 miembros del Parlamento de Escocia, 17 Senadores y 138 Diputados del Congreso Nacional de Brasil, cuatro Senadores y ocho Diputados del Congreso Nacional de Chile.
   
Similar posición adoptaron cuatro Representantes, un Senador y un ex Senador del Parlamento Federal Belga y siete integrantes del Parlamento alemán (Bundestag).
   
De acuerdo con la práctica habitual, el  Gobierno de Estados Unidos debe hacer su presentación de oposición antes del seis de abril, y la Corte Suprema ha de decidir si revisa o no el caso antes de su receso de verano, en junio.
   
Los magistrados del Supremo dispondrán de estos serenos razonamientos de personas de alto mérito para avalar una decisión. (Por Roberto Pérez Betancourt/AIN)