En Día del Jurista santacruceños recuerdan a Los Cinco

En Día del Jurista santacruceños recuerdan a Los CincoComo una afrenta premeditada a la justicia, el ocho de junio de 2001, un jurado amañado, prejuiciado y bajo presión de la mafia de Miami, declara culpables a cinco combatientes cubanos contra el terrorismo, el mismo día que en Cuba se celebra el Día del Jurista en honor de Ignacio Agramonte, abogado camagüeyano que se graduó en esta fecha, con notas sobresalientes, de Licenciado en Derecho Civil y Canónico.

A Gerardo Hernández Nordelo le fueron impuestas dos cadenas perpetuas más 15 años de prisión; Ramón Labañino fue condenado a una cadena perpetua más 18 años; Fernando González, a 19 años de cárcel; René González, a 15 años de prisión y Antonio Guerrero, a cadena perpetua más 10 años.

Ante la presión de personalidades y grupos solidarios en todo el mundo, en diciembre de 2009 se revisaron los casos de tres de ellos: Ramón fue resentenciado a 30 años de prisión, Fernando a 17 años y nueve meses y Antonio a 21 años y 10 meses.

René González y Gerardo Hernández fueron excluidos de esta revisión y aún hoy, a pesar de las rebajas de condenas, los Cinco, como se les conoce internacionalmente, continúan como víctimas de una colosal injusticia, en medio de una muy bien orquestada campaña de silencio mediático.

René fue puesto en libertad desde octubre de 2011, tras haber cumplido hasta el último día que le correspondía en prisión, mas sufre el castigo adicional de permanecer tres años en Estados Unidos con libertad supervisada, sin poder reunirse con los suyos.

Matutinos especiales y acciones en centros de estudio y trabajo en Santa Cruz del Sur recordarán este ocho de junio la triste fecha y a la vez rendirán homenaje a los trabajadores del sector jurídico, abnegados defensores de la verdad y fieles veladores del cumplimiento de la ley a favor de una sociedad mejor.

Mientras persista la injusticia los santacruceños seguiremos informando al mundo sobre el doble rasero y la doble moral del gobierno de Obama y sus acólitos, que amparan a terroristas confesos y encierran y persiguen a quienes sí evitaron acciones violentas no solo en Cuba, también en Estados Unidos.

Los Cinco no eran espías, eran agentes infiltrados en organizaciones anticubanas. El mundo lo sabe y el pueblo estadounidense ha comenzado a enterarse también. La verdad y la justicia se abrirán paso y ellos volverán. (Radio Santa Cruz)