El legado del General Julio Casas Regueiro

“La muerte no es verdad cuando se ha cumplido bien la obra de la vida.” Esa sentencia martiana es el legado que ha dejado a todo el pueblo de Cuba el General de Cuerpo de Ejército Julio Casas Regueiro, fallecido el sábado 3 de septiembre del presente año: Una vida llena de merito, de austeridad, sacrificio y sagrado cumplimiento del deber.“La muerte no es verdad cuando se ha cumplido bien la obra de la vida.” Esa sentencia martiana es el legado que ha dejado a todo el pueblo de Cuba el General de Cuerpo de Ejército Julio Casas Regueiro, fallecido el sábado 3 de septiembre del presente año: Una vida llena de mérito, de austeridad, sacrificio y sagrado cumplimiento del deber.

El General Casas Regueiro tuvo una larga y fructífera trayectoria revolucionaria, desde los lejanos días de su incorporación a las actividades contra la dictadura de Fulgencio Batista, tras el golpe de estado del 10 de marzo de 1952.

Nació en Mayarí Arriba el 16 de febrero de 1936, y cursó estudios en la Escuela Profesional de Comercio de Santiago de Cuba, donde ocupó diferentes responsabilidades en la Asociación de Alumnos y donde se graduó.

En junio de 1957 abandonó su labor como contador en un banco de Santiago de Cuba a causa de la persecución de esbirros de la tiranía y regresó a la finca de sus padres, donde contactó con integrantes del Movimiento 26 de Julio y colaboró en diversas actividades hasta la llegada de los primeros combatientes rebeldes a la zona.

Al constituirse el Segundo Frente Oriental "Frank País", en marzo de 1958, se incorpora a las órdenes directas de su Jefe, Comandante Raúl Castro Ruz.

Posteriormente pasa a la Columna No. 6 al crearse la misma, participando en múltiples combates y la ocupación de la ciudad de Guantánamo el primero de enero de 1959.

Combatiente de Playa Girón, en misiones internacionalistas como la de Etiopía, ocupó diversas responsabilidades en varios frentes dentro de las Fuerzas Armadas Revolucionarias, desde cargos en la logística hasta llegar a Ministro de las FAR desde el año 2008.

Julio Casas Regueiro fue un hombre de superación constante, exigente con sus obligaciones y responsabilidades, siempre tuvo como lo primero el cumplimiento del deber.

Fue la confianza del compañero Raúl, fiel a la Revolución, al Partido Comunista, a sus dirigentes, a su pueblo.

El General de Cuerpo Ejército Julio Casas Regueiro será por siempre un ejemplo para sus compañeros, sus familiares, para la nueva generación de militares y para todo un pueblo, que le rinde tributo como homenaje póstumo por dedicar su vida a defender sus principios, el socialismo y sus conquistas. (Hugo Betancourt Mayoral / Radio Santa Cruz)