La mujer, protagonista innegable en toda la obra de la Revolución Cubana

La mujer, protagonista innegable en toda la obra de la Revolución CubanaLa mujer ha estado presente, como protagonista innegable, en toda la obra de la Revolución Cubana. Aún antes del surgimiento de la Federación de Mujeres Cubanas, en 1960, ya existían organizaciones femeninas, como la Columna Agraria, los Grupos de Mujeres Humanistas, la Hermandad de Madres y las Brigadas Femeninas Revolucionarias, entre otras, que apoyaron los primeros pasos para construir una sociedad más justa.

Las representantes del mal llamado sexo débil lucharon junto a los mambises en las primeras guerras de independencia; Melba Hernández y Haydeé Santamaría asaltaron el Cuartel Moncada, otras subieron a la Sierra Maestra, y también pelearon desde el llano, y cuando sus más nobles sueños se hicieron realidad, continuaron batallando.

Recorrieron los campos para alfabetizar a los menos favorecidos, construyeron escuelas, llevaron adelante proyectos tan nobles e innovadores como la creación de la Casa de las Américas, para impulsar el arte y el intercambio entre los creadores del continente.

En una carta dirigida a las féminas cubanas, y fechada el 8 de marzo de 1997, el Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz, afirmó:

(…) “sin la mujer la obra ingente de la Revolución no habría sido posible. A lo largo de estos años difíciles, no ha habido tarea económica, social y política, no ha habido logro científico, cultural y deportivo, no ha habido aporte a la defensa de nuestro suelo y de la soberanía de la patria, que no haya contado con la presencia invariablemente entusiasta y patriótica de la mujer cubana. Nadie como ella ha hecho los mayores sacrificios en el período especial que estamos aún viviendo, ni se ha empinado tanto hasta convertir en hazaña el esfuerzo cotidiano”.

Las palabras de Fidel resumen, en pocas líneas, el papel de la mujer en Cuba, y su apoyo, inequívoco e irrevocable, al proyecto social que cambió el destino del mayor archipiélago caribeño.

Este 23 de agosto, cuando se cumplen 51 años de la creación de la FMC, es un buen momento para celebrar los logros del poco más de medio siglo de existencia de dicha organización, y reconocer los méritos, la valentía y la entrega de las continuadoras del legado de Vilma Espín Guillois al desarrollo de la sociedad.

Por Olga Pardo San Román/ Radio Cadena Agramonte.