Raúl Castro: Cambiar la mentalidad para acometer transformaciones necesarias

Raúl Castro: Cambiar la mentalidad para acometer transformaciones necesariasLa Habana, 1 ago .- El presidente Raúl Castro subrayó hoy que cambiar la mentalidad es indispensable para acometer los cambios necesarios en el país y garantizar lo irrevocable del carácter socialista del proceso vivido por Cuba.

Al resumir la sesión plenaria de la Asamblea Nacional del Poder Popular, el mandatario se refirió a lo que definió como doloroso incidente causado por errores que motivaron la destitución injusta de una funcionaria, la cual desempeñaba su cargo con buenos resultados.

El gobernante lo presentó como un ejemplo del daño ocasionado a las personas y a la propia Revolución por conceptos obsoletos y contrarios a la legalidad todavía enraizados en la mentalidad de no pocos dirigentes en todos los niveles.

La mencionada funcionaria, miembro del Partido Comunista de Cuba (PCC), fue destituida por sus creencias religiosas y por acudir a los cultos en la iglesia del lugar de residencia.

Raúl Castro definió la actitud de quienes la destituyeron como una flagrante violación de los derechos ciudadanos refrendados en la Constitución y por los propios Congresos del PCC, que garantizan el acceso a los cargos de cualquier ciudadano sin distinción de raza o creencias religiosas.

Si ella lo desea puede ser repuesta en su cargo y estas palabras deben servir como un acto de reivindicación moral, subrayó Raúl Castro.

Más de una vez hemos dicho que nuestro peor enemigo no es el imperialismo ni mucho menos sus asalariados locales, sino nuestros propios errores y si son analizados con profundidad, se transforman en lecciones, agregó.

El jefe de Estado apuntó que debe revisarse toda esta visión estrecha y excluyente de manera definitiva y ajustarla a la realidad emanada de los acuerdos del VI Congreso del Partido Comunista.

Hace muchos años que nuestra revolución superó el escenario de confrontación con algunas de las instituciones religiosas, etapa donde por ambas partes se cometieron errores de mayor o menor envergadura, añadió.

Recordó las aspiraciones de los enemigos de Cuba por fomentar enfrentamientos entre los creyentes y el proceso revolucionario, algo en lo cual han fracasado, pues la inmensa mayoría de los cubanos humildes con creencias religiosas apoyaron a la Revolución.

Considero necesario solo destacar que actitudes como las aquí criticadas atentan contra nuestra principal arma para afianzar la independencia y la soberanía nacional, o sea, la unidad de la nación, sentenció. (PL)