Antonio Guerrero cumple 50 años

Antonio Guerrero cumple años Quizás hoy en la cárcel de  Colorado Spring, amanezca la cotidianeidad de un día más, sea otra de las duras jornadas de encierros y condenas. Pero en una celda se encontrarán la luz y la claridad del alba con las ideas y el irreductible valor para volar tan alto como las estrellas.

Sin proponérselo, Antonio Guerrero Rodríguez entró en la historia. Y hoy, a sus 50 años, florecen aún las primaveras, con el optimismo de esos que luchan toda la vida, esos imprescindibles de Berthold Brecht, y de todos los hombres buenos del mundo.

Es posible que hoy el encierro parezca más largo y  la Patria y la familia más distantes para él, no obstante, sentirá el calor de millones de hombres y mujeres de todo el mundo, que estarán acompañándole como solo la solidaridad humana sabe hacerlo: compartiendo ideas,  entonando canciones, recordándole que no serán las húmedas y frías paredes de un centro penitenciario las que derrumben la esperanza; no será el injustificado  encierro el que ahuyente sueños y nostalgias.

Diría esta vez el apóstol: "Brazos de hermanos se han de tender a los hombres activos y sinceros, que son la única crítica eficaz y la única honrosa en las sociedades que padecen escasez de verdad y de energía."

Así, por esta vez y como en tantas otras, todos los hombres justos del planeta estaremos distantes pero cercanos y  toda la justicia del mundo se levantará para apoyarle,  para con voz firme repetir que volverá, que llegará el día de retornar a puerto seguro.

Antonio Guerrero Rodríguez, en tu sencillez viene la grandeza, tu ejemplo en el valor y el sacrificio se resume en cinco letras: HÉROE .

Y mientras unos se preparan para dividir, para intrigar, para llevarse la tajada más sustanciosa con el pico del águila ladrona, otros se disponen a recibir el homenaje merecido por la honradez en el trato y el respeto a la libertad ajena, porque, como dijera Martí: “…los hombres van en dos bandos, los que aman y fundan,  los que odian y deshacen…”

Tony, tú eres de los del primer bando, y aunque en esa prisión, en la que estás injustamente condenado, amanezca todo igual, estarás muy presente en el corazón de los muchos miles que  te acompañarán hoy y siempre hasta el día luminoso del regreso a la Patria. (Hugo Betancourt Mayoral/ Radio Santa Cruz)