Camagüey en la vanguardia de la terapia de radiación interna

Camagüey en la vanguardia de la terapia de radiación internaCamagüey, 3 may .- Más de 450 pacientes cubanos, desde Pinar del Río hasta Las Tunas reciben mensualmente la braquiterapia o radiaciones internas contra el cáncer cérvico-uterino, en el Hospital Docente Oncológico Marie Curie, de esta provincia.

Esa terapia consiste en llevar el isótopo radiactivo, en este caso el Iridio 192, adonde se encuentra localizado el tumor y eliminar así las células cancerígenas, dijo a la AIN Luis Molero, físico nuclear del Departamento de Radioterapia de la institución.
  
Añadió que en Cuba se utiliza fundamentalmente para tratar patologías asociadas al útero y al recto, aunque en otros países también se aplica en localizaciones como senos, piel, cabeza y cuello, próstata y pulmón.
  
El doctor Leonardo Hernández, director del centro, señaló que esa terapia conlleva tecnología de punta, muy difícil de adquirir  por el bloqueo económico mantenido sobre el país desde 1960 por el gobierno de los Estados Unidos.
  
La fuente de Iridio 192 cuesta alrededor de 10 mil dólares en el mundo y es necesario cambiarla cada tres meses para garantizar a los pacientes un tratamiento efectivo, dos veces a la semana y sin costo alguno, precisó el doctor.
  
En el hospital se realizaron 860 intervenciones quirúrgicas en el primer trimestre del 2011, con un 73 por ciento de positividad a patologías oncológicas, cifra que reafirma la efectividad del examen clínico y el correcto uso de los métodos de diagnóstico, y deriva en el ahorro de costosos recursos.
  
Además de la cirugía, la radiación y la quimioterapia, el oncológico camagüeyano, una de las instituciones de ese tipo en el país, junto al de La Habana y al de Santiago de Cuba, promueve y desarrolla vacunas terapéuticas contra el cáncer, segunda causa de muerte en Cuba.
  
Aunque éstas, aplicadas en pulmón, próstata, útero, ovarios, cabeza y cuello, gliomas y mamas, no eliminan la enfermedad, sí los dolores sin necesidad del uso de calmantes como la morfina, propician una mayor calidad de vida y fortalecen el sistema inmunológico. (AIN)