[:es]Talento y empeño para enfrentar los desafíos culturales[:]

[:es]f0077655Camagüey, 19 ene.— Si bien es esta una provincia caracterizada por una rica vida cultural, quienes tienen a su cargo la organización y materialización de tales procesos coinciden en que, para enfrentar con éxito los desafíos actuales, se requiere de mayor exigencia y rigor en pos de la calidad del producto artístico y literario.

Al evaluar el cumplimiento del programa cultural del territorio durante el 2016, Irma Orta Mesa, su directora, mencionó como fortaleza el mejoramiento de la infraestructura del sector, que incluyó la reparación de casas de cultura, museos, librerías, cines, galerías, bibliotecas y salas de teatro.

El reto mayor está ahora, precisó, en aprovechar mejor esas instituciones, algunas de las cuales están subutilizadas y deben tener un uso polivalente, para ofrecer al público, con la activa participación del talento local, un producto que se distinga por la calidad técnico-artística y la variedad conceptual y formal.

Especial énfasis se puso en la necesidad de convertir los talleres de programación en un genuino espacio de reflexión y análisis, que destierre la improvisación y en el que prime la creatividad y la iniciativa para lograr una oferta atractiva que jerarquice lo mejor y más valioso de la cultura.

Esa visión integradora, don­de confluyan las instituciones, la vanguardia artística y el movimiento de aficionados al arte, debe favorecer también a las comunidades más alejadas de los principales centros urbanos, en los cuales se concentra buena parte de la vida cultural de los territorios.

Similar atención mereció el crecimiento de la actividad turística, sobre todo en la ciudad cabecera provincial, para lo cual se insistió en que deben fortalecerse alianzas estratégicas que lleven al visitante a insertarse de manera natural en la programación cultural de la localidad y no configurar una cultura para el turismo.

Precisó Yunieski Naranjo, presidente provincial de la Asociación Hermanos Saíz que a favor de tales propósitos, cuenta Camagüey con un movimiento artístico e intelectual que, en lugar de defender fincas aisladas, es­tá unido por un fin común: contribuir al bienestar espiritual del pueblo. (Tomado de granma.cu)[:]