Sensibilidad y alto rigor profesional distinguen a hospital pediátrico de Camagüey (+ Fotos y Posts)

Camagüey, 14 jul.- La profesionalidad, la ética y el humanismo distinguen a los más de 1 200 trabajadores del hospital pediátrico Eduardo Agramonte Piña de Camagüey, colectivo que el próximo 23 de julio arribará al aniversario 55 de que se proclamara como institución de la Salud Pública.

Con casi 40 especialidades que responden a las necesidades de los infantes, algunas con carácter regional como el servicio de Neurocirugía, el centro se alista para celebrar la efeméride con un amplio programa de actividades.

Destacan las jornadas científicas, el Primer Encuentro Territorial de Cirugía Infantil, la cancelación de un sello postal alegórico a la conmemoración, una gala cultural, reconocimientos a prestigiosos profesionales que entregan vida y esperanza cada día, y el homenaje a quienes se dedicaron a la profesión y no están físicamente.

Así se evidencia en las consultas de oncología, hematología y nefrología, esta última con una sala de hemodiálisis para el cuidado de los niños de la provincia que requieran de esa atención, según explicó en conferencia de prensa el doctor Leonardo Ramírez Rodríguez, director de la mencionada unidad asistencial que cuenta con 356 camas.

Entre las labores que se acometen por estos días para mejorar las prestaciones se encuentran el montaje y puesta en marcha de la planta de oxígeno, la habilitación de una segunda caldera, la reparación de los equipos de la lavandería, y el funcionamiento de una moderna pizarra telefónica, recientemente instalada, en sustitución de un equipamiento obsoleto.

En ese accionar destacan, además, el quehacer de nuevos actores de la economía que, de manera gratuita, apoyan el mejoramiento de la infraestructura con el respaldo de las autoridades políticas y gubernamentales de Camagüey y otras instituciones.

Ramírez Rodríguez resaltó los valores históricos y el sentido de pertenencia de todo el personal que forma parte del otrora edificio de la Colonia Española y Clínica de Camagüey, que desde la década de los 70 del siglo pasado lleva el nombre del doctor Eduardo Agramonte Piña, médico cirujano y ejemplar camagüeyano que se  alzó contra el colonialismo español en 1868.

Mencionó, además, las opiniones favorables de la Junta de Acreditación Nacional al someter a su consideración la especialidad de pediatría con el objetivo de sumarse a las ya acreditadas  cirugía y la psiquiatría infantil, lo que avala, también, la calidad de la docencia que allí se imparte.

La doctora Adela Avilés Álvarez, presidenta del Capítulo Provincial de la Sociedad Cubana de Pediatría, compartió la satisfacción de encauzar 13 proyectos aprobados para el desarrollo científico-técnico y la sistemática superación académica.

La sensibilidad de los trabajadores del hospital pediátrico Eduardo Agramonte Piña de Camagüey es un rasgo que distingue a ese colectivo, y a 55 años de su creación tiene el orgullo de haber contribuido a la formación de varias generaciones de profesionales con la altruista labor de salvar vidas. (Texto: Gladys Dailyn Morera Cordero/Radio Cadena Agramonte)(Fotos: De la autora y Archivo)