Realizan trabajadores de ETECSA en Camagüey donación a niños sin amparo familiar

Camagüey, 19 dic.- Una emotiva sorpresa recibieron este sábado los diez pequeños del hogar de niños sin amparo familiar de Camagüey,  de manos de los trabajadores de la Empresa de Telecomunicaciones de Cuba (Etecsa), quienes les entregaron un donativo de juguetes, productos alimenticios, prendas de vestir y de aseo personal.

Acompañados por directivos del Ministerio de Educación en la provincia y obreros de la institución, protagonizaron el noble gesto, y durante el encuentro se interesaron por las garantías educativas y personales de cada infante.

“Nos sentimos honrados de compartir con ustedes, como muestra de la obra de la Revolución y del esfuerzo del gobierno cubano para garantizar cuanto necesitan con cariño y mucho amor”, destacó Luel García Lorenzo, director de Etecsa en Camagüey.

“Agradecemos a todos ustedes, por este tiempo, nos sentimos muy motivados y con el compromiso de ayudarlos siempre que nos necesiten”.

La “madre” Margarita Díaz Díaz, directora de la casa compuesta por cuatro cuartos, con baños independientes, sala, comedor, áreas de juego y otros locales de servicio, dijo que en la institución se cuidan a infantes con edades comprendidas entre los seis y 19 años.

“Yo disfruto la compañía de mis hijos como toda madre y siento tanto orgullo verlos crecer como hombre y mujeres de bien y me reconforta que siempre regresan a ésta su casa”.

“Aunque nada sustituye el amor maternal, aquí les brindamos todo nuestro cariño y trabajamos 24 horas para que ellos estén bien cuidados, alimentados y contentos”, agregó Margarita Díaz, quien a sus 57 años dedica su vida a la atención de los infantes.

Con siete años la expresión de Abraham, transmitía  agradecimiento cuando descubrió una mochila llena de artículos personales y alimenticios.

En tanto Eslinda Mariscal Pérez, con 14 años mencionó que lo más importante era el cariño que sintieron en ese momento de intercambio.

Mientras Yairemis Mena González, quien arribó recientemente a los 19 años invitó a los trabajadores de Etecsa a compartir en otras oportunidades.

La entrega del donativo a los niños sin amparo familiar de Camagüey fue amenizada por actividades culturales, y el reconocimiento a un programa de la Revolución  que no deja desamparado a ninguno de sus hijos y les brinda atención médica, educación y abrigo por parte del colectivo que los acoge como a sus propios hijos. (Gladys Dailyn Morera Cordero/Radio  Cadena Agramonte) (Fotos tomadas de Página Institucional de ETECSA en Camagüey)