Realizan por vez primera en Maisí cirugía de cuello de útero

Guantánamo, 7 dic.-  Un hecho sin precedentes en Maisí lo constituye el reciente inicio de las primeras cirugías a pacientes con patologías de cuello de útero, en el policlínico con cama Patricio Sierra Alta de Los Llanos, lo cual representa un logro de la medicina en ese territorio y ahorro de recursos económicos.

El doctor Yoendris Morgado Matos, director municipal de Salud en el extremo oriental municipio cubano, enclavado en el Plan Turquino guantanamero, precisó a la Agencia Cubana de Noticias que se efectuaron ocho intervenciones quirúrgicas por un equipo multidisciplinario de la localidad, y otros profesionales de Baracoa y San Antonio del Sur.

Puntualizó que Maisí contaba con un videocolposcopio (para la observación visual del cuello del útero) en óptimas condiciones, pero carecía del personal preparado, lo cual se logró con el apoyo de un especialista de la Ciudad Primada (Baracoa) y en un mes se hicieron las primeras consultas y las cirugías.

Las ocho mujeres intervenidas padecían de neoplasia cervical intraepitelial (NIC) hasta grado tres y los resultados fueron positivos, todo lo cual resulta un paso importante en la prevención del cáncer cérvico-uterino, en tanto se contribuye a la detección temprana de las lesiones y a revertir la situación de un padecimiento con elevados índices en el municipio, señaló.

Resaltó entre las ventajas del suceso que se elimina el traslado de pacientes a Baracoa o Guantánamo, donde anteriormente se realizaban los procederes, con lo cual se evitan los largos y costosos viajes.

Morgado Matos aludió al gran impacto de la noticia en el municipio, lo cual propicia una mayor disposición de las féminas de acudir a su evaluación en consulta, las que, -especificó-, continuarán este mes para proseguir con las cirugías.

0612-Maisi-cirugia2.jpg

El cáncer cérvico-uterino es una enfermedad prevenible y gracias a un programa nacional del Ministerio de Salud Pública puede ser detectado a partir de la prueba citológica o test de Papanicolau, que debe realizarse la población femenina desde los 25 años de edad y hasta los 64, cada tres años como período más corto.

Es el cuarto tipo de carcinoma más frecuente en las mujeres de todo el mundo, con una incidencia estimada de 604 mil nuevos casos y 342 mil muertes en 2020, según la Organización Mundial para la Salud.

También en Cuba ha ido en aumento el número de muertes por esta causa, a pesar de que el Programa de Detección Precoz de esta enfermedad es una de las prioridades del sistema de salud.

(Tomado de Agencia Cubana de Noticias)