Madre, donante y agradecida de la Revolución (+Fotos, VideoAudio)

Santa Cruz del Sur, 26 Abr.- Lo que parecía ser una mañana cotidiana de trabajo en la Camaronera Cultisur, donde hombres y mujeres están empeñados en la producción artificial del crustáceo como renglón exportable, resultó ser un día emotivo y lleno de agradecimientos y ahora les cuento por qué.

Una jornada de donaciones de sangre, cómo las que comúnmente se realizan en este centro y en la Empresa Pesquera Episur varias veces en el año, se organizaba aquí y ante la necesidad de conocer a esos santacruceños altruistas, decidí retrasar mi partida de esta entidad.

Entre el bullicio de los trabajadores de la instalación y vecinos de la circunscripción 11 del consejo popular Norte que allí se encontraban, estaba una muchacha callada e ensimismada esperando su turno para extender el brazo desinteresadamente.

Yesica Contreras Acuña, es mamá de 4 pequeños y una de las féminas que ante cada convocatoria, acude de manera voluntaria a esta noble labor, en el municipio camagüeyano de Santa Cruz del Sur.

“ Soy donante desde que estudiaba en el Pedagógico de Camagüey, ya esta debe ser cerca de mi 16 donación y me siento orgullosa de poder aportar mi granito de arena para ayudar a mi país, esa es la manera que tengo de hacerlo y pueden contar conmigo para lo que sea, en estos tiempos y en los que vengan, eso es lo que le digo a mi pueblo, a mi Revolución y a mi Presidente”.

Con lágrimas en los ojos esta muchacha recordó etapas de su vida, donde la mano protectora de la Revolución estuvo ahí, siempre acogiendo a sus hijos y nunca dejándolos desamparados, a pesar de las limitaciones que impone el férreo bloqueo del imperio norteamericano contra la Isla y la crisis mundial provocada por los efectos de la pandemia.

“Tuve mis 4 niños y nunca tuve que pagar nada, me trataron bien en los hospitales, la niña la tuve grave y los médicos maravillosos, la Revolución siempre me apoyó, incluso ahora también porque soy madre y entro en la política demográfica y me dan una ayuda monetaria y esta es la única manera que tengo de agradecerle a mi país, me siento orgullosa de eso”.

Detrás de cada bolsa de sangre que se dona para contribuir a salvar vidas en esta Patria libre y soberana, está en el anonimato el brazo extendido de cubanos, que sin miedo ni temor, son ejemplos del altruismo de esta Revolución.

Yesica Contreras Acuña es uno de ellos. Es una cubana agradecida y una madre que tuvo el privilegio de traer al mundo 4 pequeños,  en una nación donde se lucha contra un bloqueo inhumano y atroz, pero se protegen a  las personas vulnerables y se pondera el papel de la mujer dentro de la sociedad.

Esa jornada de trabajo en la Camaronera Cultisur me sirvió para conocer la historia de esta muchacha, su decisión y perseverancia y enorgullecerme de las santacruceñas que superando dificultades cada día, dan lecciones de humanismo y gratitud.