La obesidad y su relación con el asma

Por primera vez ha sido confirmado cómo el tejido graso es capaz de acumularse de manera perjudicial en las paredes de las vías respiratorias en aquellos con sobrepeso u obesidad, según una investigación aparecida en la revista científica European Respiratory Journal. Ya era conocido que este grupo de peonas, quienes acumulan libras de más en sus cuerpos, tienen más probabilidades de sufrir sibilancias en sus pulmones así como asma, aunque no estaba aún claras cuáles eran sus razones.

Interesantes y útiles resultados

En esta investigación se plantea cómo este tejido graso altera la estructura de las vías respiratorias de las personas y esto podría ser una de las razones del aumento del riesgo de asma, pues cuando fueron observadas muestras de pulmón en fallecidos por diversas causas, por primera vez se observó y se reportó tejido graso acumulado en las paredes de las vías respiratorias, y dicha cantidad aumentaba en proporción directa con el aumento del índice de masa corporal, estimación numérica del peso corporal de las personas. Existe la posibilidad de una alteración de la estructura normal de las vías respiratorias por este aumento de grasa lo cual provocaría inflamación en los pulmones.

Algo se conocía del excesivo peso coporal y asma

Había sido reportado en estudios anteriores que tener sobrepeso u obesidad se vinculaba con tener asma o tener peores síntomas de asma debido a la presión directa del exceso de peso en los pulmones o por un aumento general de la inflamación creada por el exceso de peso. Pero ahora este estudio otro mecanismo, pues el exceso de grasa se acumula en las paredes de las vías respiratorias donde ocupa espacio y parece aumentar la inflamación dentro de los pulmones y causa un engrosamiento de las vías respiratorias limitante del flujo de aire dentro y fuera de los pulmones; eso podría explicar al menos en parte un aumento en los síntomas de asma. Los resultados de esta valiosa investigación constituyen es una pista también importante sobre la relación entre el peso corporal y las enfermedades respiratorias pues demuestra cómo el sobrepeso o la obesidad son capaces de empeorar las manifestaciones clínicas para las personas diagnosticadas con asma.

Necesidad de los asmáticos

Ahora se necesita investigar si este perjudicial efecto en las vías respiratorias puede revertirse con un tratamiento efectivo para perder todo el peso corporal sobrante, y todo parece apuntar en esta dirección. Por esos resultados se debe insistir con los enfermos con asma con el fin de ayudarlos por las vías científicas conocidas y puestas en práctica exitosamente para alcanzar o mantener un peso saludable.

(Radio Rebelde)