Joven pareja estudiantes de medicina participan en pesquisas activas en área de territorio santacruceño

Santa Cruz del Sur, 3 abr.- La fuerza que irradia el cuatro de abril se muestra vivaz, alegre y lozana en Isabela Barrios la Fuente y Lismar Ledián Hernández Arias. Sus remembranzas le pusieron el más bello de los matices a la definitiva vocación que tanto desean se convierta en objetivo concretado una vez graduados.

“Quería estudiar Estomatología pero mi promedio académico no era alto y sólo habían disponibles en ese momento nueve plazas a nivel provincial para cursar la carrera. Me decidí por la Medicina. El trato con el paciente me encanta. Ayudar a las personas en sus problemas de salud me engrandece como ser humano”, comentó el lugareño.

Isabela por su parte afirmó que desde pequeña le gustaba jugar a ser doctora. “Al terminar el duodécimo grado, dijo,  dejé claro en la boleta mi aspiración. Pude Ingresar, agregó emocionada, al Instituto de Ciencias Médicas Carlos J. Finlay de Camagüey”

En las pesquisas activas programadas a diario a las familias residentes en las casas apartamentos del Reparto 50 Aniversario de la localidad santacruceña, participan ambos futuros profesionales de la Salud. De esa manera respaldan el trabajo del médico y enfermera de la familia del consultorio número 10. 

Desde horas tempranas, puntualizó la fémina, tocan a las puertas. “Las personas visitadas, recalcó, nos atienden bien”. Atestiguó  haber dado muchas charlas educativas para que la población de esa área enfrente el nuevo coronavirus sin contagiarse. “¡Vamos a vencer!”, expuso optimista.

“La labor desempeñaba por nosotros y otros colegas ayudará a controlar la COVID-19 en este territorio”, declaró el responsable joven. “La enfermedad, planteó consternado, ha dañado la vida de muchos cubanos, también a nivel mundial la de millones de seres humanos”.

A Lismar Ledián Hernández Arias e Isabela Barrios la Fuente, estudiantes  del segundo y tercer año de la carrera de Medicina, en el mismo orden, los une desde hace algún tiempo el amor de pareja. Los sentimientos por ellos expresados confirman cuánto se respetan y apoyan.

El cuatro de abril tiene para estos jóvenes mucho de significado y compromiso en la lucha sin tregua a la pandemia y la gran responsabilidad de ser en el futuro no lejano consagrados galenos al servicio de la Revolución Cubana, dispuestos a realizar la tarea donde más se les necesite.