Inocencio Viltres: Toda su historia laboral está escrita entre las olas del mar

Santa Cruz del Sur, 13 ago.- Toda la historia laboral de Inocencio Viltres Galindo, más conocido como Catuco, está registrada en el mar.

Yo nací el 28 de septiembre de 1940 en Cabo Cruz, en la parte oriental de Cuba. Allá con mi viejo pescaba langosta. Aunque debo decir que allí ese crustáceo se manifiesta muy poco. Puedo asegurarle a usted (…) que prácticamente aprendí a gatear dentro de un bote. Así que de pesca de cualquier especie no hay quien me haga un cuento. Por eso cualquier joven que desee recibir de mí alguna enseñanza o consejo puede contar conmigo”, expresó.

El entrevistado probó suerte en este terruño a mediados de 1956.

Me quedé “sembrado” para siempre en este poblado. Pero no olvido todo el abuso que acometió Vicente Lloré con mi padre, dueño de la caseta que estaba en la playa Las Casimbas, en oriente. Papá le entregaba cantidades de cherna, guasa y tiburón. Lloré le pagaba al viejo lo que le daba la gana. Otras veces el casetero ni siquiera se interesaba por la mercancía. Tragamos millones “buches” amargos. Quizás muchas personas puedan pensar que exagero.Alimentar, calzar, vestir y comprar medicamentos a la familia resultaba un tremendo sacrificio. A los pobres nos tocaba la peor parte. Fidel nos cambió la vida, de lo contrario nos hubiera “matado” la miseria y los sufrimientos”, resaltó Catuco.

En el barco El Omar, en los primeros años de la década del 60, Inocencio pescó las primeras langostas en la plataforma marina santacruceña.

Papá laboró en esa embarcación, pero al enfermarse le fue imposible seguir trabajando, por lo que yo ocupé su puesto”, rememoró.

Luego en otras embarcaciones de mayor calidad anduvo Viltres Galindo. En varias de ellas se desempeñó como patrón.

Con todas las tripulaciones que trabajé mantuvimos en alto la productividad del crustáceo, Capturar, capturar y capturar era la palabra de orden”.